Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Sorolla, la tormenta perfecta

Joaquín Sorolla es, sin duda, el pintor español de los inicios de la modernidad más apreciado por la crítica especializada y por los coleccionistas internacionales. Las cuatro obras que Sotheby’s presenta en Londres en la venta del 13 de diciembre dedicada a la Pintura Europea del Siglo XIX, reivindican su faceta más destacada, como gran intérprete de las playas y paisajes del Mediterráneo, así como de las costumbres tradicionales. La exposición está encabezada por Tarde tormentosa (en imagen. 565.000 a 790.000 euros) una obra pintada en la playa del Cabañal (Valencia) en 1904, y que lleva más de cincuenta años formando parte de la misma colección privada. Este trabajo es una fugaz impresión de la playa azotada por el viento. Bajo un cielo plomizo, los botes pesqueros están varados en la arena. Es el final del día y los pescadores se están preparando para ir a casa; o, tal vez, la pesca del día ha sido cancelada debido al mar embravecido. El enfoque fotográfico y arriesgado de la composición se combina con la delicada paleta, rememorando las mejores sinfonías cromáticas de Whistler, a quien el pintor admiraba y había conocido en París. “Esta pintura es una de las más complejas, delicadas y exquisitas de este momento, resultando asimismo una de las más modernas. El propio Sorolla, la seleccionó para su muestra en la galería Georges Petit de París en 1906 y para la Exposición Internacional de Roma de 1911”, explica la especialista María López. Otra de las obras que se brindan, Naranjos de Alcira (225.000 a 339.000 euros) también se mostró en la Galerie Georges Petit de París, en 1906, la primera individual de Sorolla fuera de España, que confirmó su condición de gran pintor internacional de éxito, así como en las siguientes muestras en Berlín, Dusseldorf, Colonia, en 1907, y Londres, en 1908. Esto confirma que, para Sorolla, era una de sus composiciones de naranjos más logradas. Las otras dos obras que se ofrecen pertenecen a su última época, en la que el artista estaba acometiendo el gran encargo Vision of Spain para la biblioteca de The Hispanic Society of America. Durante sus estancias en Sevilla, Sorolla pinta La Bilbainita (80.000 a 100.000 euros) un retrato de la bailarina e intérprete vasca Natividad (Nati) Álvarez, una celebridad en su época, coqueteando con el espectador en pleno baile.  Durante los años que se dedicó al encargo de la Hispanic Society el artista tuvo pocos momentos de asueto. El verano de 1916 resultó uno de los más prolíficos de su carrera, y fue cuando pintó algunas de sus mejores obras como Niña en la playa de Valencia (115.000 a 170.000 euros) que se inscribe dentro de una serie de niños y niñas a la sombra de una cabaña de baño improvisada. Estas cuatro obras permiten trazar un recorrido por la obra del Sorolla más internacional y apreciado.

Sorolla