Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Un triunfador, según Rubens

Un hombre en la flor de la vida, y evidentemente poderoso, atraviesa al espectador con su mirada penetrante. Esta es la idea que Rubens tenía de un noble italiano, un hombre del Renacimiento acostumbrado a mandar y a salirse con la suya, lejos de las representaciones que hace Tintoretto de hombres deliberadamente oscuros que se asoman cautelosamente por detrás de sus barbas. Rubens ha proyectado en este cuadro, que vende Sotheby’s el 4 de julio, gran parte de su propia personalidad, de modo que, aunque no es un autorretrato, es un estudio de un hombre en el que el pintor reconoce algo de su propio carácter y posición, otro hombre de éxito de su tiempo. Estamos ante un estudio rápido y seguro, más un esbozo que un retrato formal. La bravura de la pincelada, es en sí misma una magnífica expresión de la personalidad artística de Rubens. Se trata de una obra que Rubens, casi con toda seguridad, conservó en su colección particular. Inspirado en un prototipo veneciano, este cuadro refleja su amor por Italia; de hecho, por más que se le identifique con el arte flamenco, Rubens nunca dejó de ser, en parte, un artista italiano. A finales del siglo XIX, este cuadro se identificó como retrato del Dux Giovanni I Cornaro (1551-1629). Aunque no hay evidencia que apoye esa tesis, esa identificación se ha mantenido en el tiempo. Rubens nunca se desprendió de este Retrato de un noble veneciano, que en la década de 1950 fue adquirido por el gran coleccionista holandés Hans Wetzlar. Esta será la primera vez en más de 60 años que aparezca en el mercado. Su estimación previa ronda los 3,5 millones de euros. 

Rubens Peter