Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » El Buda de la vida infinita

Setdart concede a las ricas artes de Asia un espacio preferente en su subasta del 16 de junio. La venta está liderada por una figura de Amitayus, el Buda de Vida Infinita, esculpida en bronce dorado al mercurio y adornada con piedras semipreciosas. Datada entre los siglos XVII y XVIII, esta escultura recrea a la divinidad sentada en la posición del loto, con las manos haciendo un mudra, se alza sobre un pedestal con forma de flor de loto, símbolo de pureza. Los lóbulos alargados de las orejas evocan los grandes pendientes que lucían los miembros de la aristocracia como atributos de grandeza, nobleza y sabiduría. La cuidada ornamentación que lo adorna incluye suntuosos pendientes y varias ristras de collares. El tocado se remata con un moño en forma de pagoda, un detalle característico del arte tibetano. La estimación previa se ha fijado entre 10.000 y 12.000 euros.

Buda Amitayus, S. XVII-XVIII

Buda Amitayus, S. XVII-XVIII

El coral tiene un significado especial en la cultura china: pertenece a los llamados «Ocho Tesoros Auspiciosos» y es emblema de larga vida y éxito profesional. Antiguamente se creía que el coral era un árbol de hierro que crecía bajo el agua y solo florecía una vez cada cien años. Además, su inconfundible color rojo – asociado a la suerte, riqueza y felicidad- lo convierte en un popular talismán. Esta subasta ofrece un grupo de cincuenta esculturas orientales talladas en coral que fueron adquiridas por un apasionado coleccionista español durante sus viajes a Asia a lo largo de medio siglo. Estas figuras cargadas de simbolismo ejemplifican la excepcional artesanía china contemporánea. Las tallas recrean diversos temas típicos del imaginario oriental, destacando intrincados conjuntos de los «Siete Dioses de la Fortuna», animales fantásticos, guerreros y delicadas bellezas femeninas.

Figuras de coral talladas, China, S. XX

Figuras de coral talladas, China

Los juguetes son vehículos de la imaginación, son los objetos físicos sobre los cuales los niños proyectan sueños y fantasean con aventuras, además de tener el poder de inundar a los adultos de nostalgia. Esta subasta dispersa una original colección particular de juguetes antiguos del primer tercio del siglo XX. A partir de 1900, los avances tecnológicos permitieron la producción de réplicas precisas de coches en miniatura, que alcanzaron máxima popularidad en los años 60, antes de el advenimiento de las figuras de acción. El 8 de junio se licita una colección de juguetes antiguos –con estimaciones de 500 a 4.000 euros- de las mejores marcas europeas y japonesas de la época, entre ellas Rico y Payá, Charles Rossignol, André Citroën, Lehmann e Ichico.

Colección de juguetes antiguos

Colección de juguetes antiguos

El coleccionismo de vinos y espirituosos cuenta con una sólida e ilustre tradición en el mercado gracias a su contrastado valor como inversión. En 2018, por ejemplo, una botella de Romanée-Conti de 1945 se adjudicó en subasta por la cifra récord de 450.000 euros. El 14 de junio, Setdart brinda la oportunidad de hacerse con algunos de los caldos franceses más deseados que en subasta se cotizan entre 15.000 y 20.000 euros. Entre los Borgoña hay botellas de viñedos tan renombrados como el propio Romanée-Conti, La Tâche, Echêzeau, Grand Echêzeau o Richebourg; entre los Burdeos destacan denominaciones como Petrus, Château Lafite, Chateau d’Yquem, Château Latour, Mouton Rothschild, Haut Brion o Cheval Blanc, donde destacan formatos Magnum, doble y triple Magnum.

Colección de vinos franceses

Colección de vinos franceses