Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Reportaje » Donde duermen los prodigios

«Había grabado en su superficie la historia entera del mundo y de la humanidad. Su maravilla se derivaba del efecto acumulativo de diversos temas y detalles y de la unión en un mismo espacio de cosas aparentemente disímiles.» Así describe Homero el escudo de Aquiles, el legendario héroe griego de la guerra de Troya. Este objeto podría haber sido la pieza estelar de una Kunst-und-Wunderkammer, o gabinete de maravillas, del siglo XVI. Sin embargo, su descripción también resume el espíritu de este tipo de estancias que debían albergar una colección enciclopédica de objetos que representaran el mundo conocido. Descubrimos la fascinante historia de las cámaras de maravillas que creaban a la par admiración y desasosiego [© Massimo Listri. Cortesía Taschen]

CAMARAS-DE-MARAVILLAS