Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Los Beistegui, árbitros del buen gusto

El legendario apellido Beistegui evoca la edad de oro del coleccionismo. El 10 de septiembre, en París, Christie’s licita 160 lotes valorados entre 5 y 8 millones de euros, que fueron propiedad de esta famosa dinastía de connaisseurs. Carlos de Beistegui (1863-1953) formó una soberbia colección de numismática y pintura, ésta última cedida al Louvre donde a día de hoy sigue expuesta en la “Sala Beistegui”. Charles de Beistegui (1895-1970), está asociado a las decoraciones de sus residencias (entre ellas el Château de Groussay), y al legendario Bal du Siècle dado en su Palazzo Labia de Venecia en 1951, cuyo eco aún resuena en las crónicas sociales. La colección que licita Christie’s fue reunida principalmente por su sobrino, Juan de Beistegui (1930- 2017) quien comenzó a comprar arte tras casarse con Annick de Rohan-Chabot en 1959. Como apasionado del arte francés, el núcleo del catálogo son piezas de época Luis XIV, Luis XV y Luis XVI. Entre los lotes destacan unas peanas atribuidas a André-Charles Boulle (500.000-800.000 euros); un “bureau de pente” de laca Luis XVI con estampilla de Martin Carlin (400.000-600.000 euros) y una pareja de sillas Luis XVI en madera dorada realizadas por Georges Jacob (70.000-100.000 euros). También se ofrecen un par de sillones de caoba y ormolu del ebanista alemán David Roentgen (70.000-100.000 euros) que suministró muebles tanto a María Antonieta como a la emperatriz de Rusia.  Una de las piedras angulares de la colección son unos candelabros en porcelana de Sèvres y bronce dorado que datan hacia 1781. Proceden de las colecciones Imperiales Rusas y del Palacio de Pavlovsk y su precio es de 300.000 a 500.000 euros. 

Beistegui