Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » Una historia de amor

Anne de Boismilon y Wolfgang Titze se conocieron hace 25 años. Eran los huéspedes de un amigo común durante el Grand Prix de Monte Carlo. Esta carrera es la más difícil de los circuitos de Fórmula 1. Y es una metáfora apropiada de la relación de estos dos aventureros. Wolfgang llegó temprano. A regañadientes se había tomado un descanso de dos días de una exigente misión empresarial en Francfort. Anne llegó más tarde, en avión desde Palermo, donde estaba produciendo un documental sobre la Mafia siciliana para el programa 60 Minutes, el magazine de la cadena estadounidense CBS News. Ni Wolfgang ni Anne estaban muy interesados en acudir a un evento social. El día de la carrera optaron por prescindir de los coches y dar un paseo por el Principado. Wolfgang, músico apasionado, estaba tocando el piano cuando Anne bajó a desayunar. Tras las presentaciones formales la conversación se desvió del curso esperado sobre el Grand Prix. Comenzaba así su primera historia de amor. La segunda vendría después pues éste – Love Story– es el título que lleva la exposición que acoge el Museo Belvedere de Viena, en sus dos sedes, el Palacio de Invierno y 21er Haus, en la que exhibe una selección de la Colección Titze. La muestra se argumenta con 120 obras de artistas como Carl Andre, Donald Judd, Yayoi Kusama, Georg Baselitz, Gerhard Richter, Richard Deacon, Antony Gormley, Olafur Eliasson, Matthew Barney o Andreas Gursky, entre otros.
Los Titze nos desvelan su apasionante aventura coleccionista en una entrevista que publicamos en nuestro número de octubre.

Wolfgang y Anne Titze
Wolfgang y Anne Titze junto a la escultura Mariana de Jaume Plensa ©Thierry Secretan