Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Noticias » El desfile de los Faraones

Ayer sábado las calles y plazas de El Cairo asistieron al traslado de 22 faraones, 18 reyes y 4 reinas, del Antiguo Egipto desde su sede temporal en el Museo Egipcio, donde reposaban desde hace un siglo al nuevo Museo Nacional de la Civilización Egipcia (NMEC) en Al Fustat, al sur de la capital en el barrio copto, un megamuseo dedicado únicamente a la cultura de los faraones desde la época faraónica hasta nuestros días, incluyendo las épocas grecorromana, copta e islámica así como la moderna y la contemporánea. A diferencia con los antiguos enterramientos que transcurrían por recónditos y secretos pasajes del Valle de los Reyes y que sólo eran contemplados por los elegidos, en esta ocasión, además de los miles de egipcios y turistas, pudieron verlo millones de espectadores de los 300 canales de televisión que emitieron el acontecimiento en directo. El cortejo, que se ha dado en llamar Desfile Dorado de los Faraones, según informa el egiptólogo Hamdi Zaki, que fue Consejero de Turismo para España y América Latina durante muchos años, va encabezado por el faraón Seqenenre Taa y lo cierra Ramses IX, entre uno y otro, en orden cronológico, están las momias destacadas de Ramses II, su padre Seti I, Tutmosis III, o las reinas Hatshepdut y Nefertari. La mayoría de estas momias fueron descubiertas cerca de Luxor, al sur de Egipto, a partir de 1881.

Museo Nacional de la Civilización Egipcia (NMEC)
El recorrido comenzó en la emblemática plaza Altahrir donde dieron varias vueltas alrededor del obelisco de Ramses II recién instalado en dicha plaza y siguiendo con un paseo por las calles de la ciudad de El Cairo. Cada faraón fue paseado en su sarcófago transportado por una carroza dorada de estilo antiguo hechas por artistas egipcios imitando a los carros de combate encontrados en la tumba de Tutankamón pero con tecnología moderna, en un envoltorio que contiene nitrógeno, en condiciones muy similares a las de las urnas en las que estaban en el museo. A las puertas del nuevo museo, los ilustres faraones fueron recibidos por el presidente egipcio Abdelfatah El-Sisi y altas autoridades del país así como expertos arqueólogos, como el reconocido egiptólogo Zahi Hawass. «Por primera vez, las momias se presentarán de una manera bonita, con fines educativos», ha comentado el propio Zahi Hawass.


El nuevo museo de Fustat es el aperitivo del grandioso proyecto del Gran Museo Egipcio (GEM), cerca de las pirámides, que será inaugurado en los próximos meses, y que albergará las colecciones faraónicas del Museo de El Cairo, entre ellas el célebre tesoro del rey Tutankamón. Su tumba, descubierta en 1922, conservaba la momia del joven rey y numerosos objetos de oro, Marfil y alabastro. Dos nuevos atractivos culturales y turísticos con los que Egipto confía en recuperar la buena racha de visitantes turísticos que tuvo hasta 2019, cuando recibió 13,6 millones de turistas, con un incremento ese año del 21% respecto al anterior. [Texto: Hamdi Zaki y Enrique Sancho].

Museo Nacional de la Civilización Egipcia (NMEC)