Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Divinos y terrenales en Setdart

Con etiqueta de la galería Bruno Bischofberger al dorso, Crâne à l’Âne de Miquel Barceló (1957) lidera la venta de arte contemporáneo que celebra Setdart el 19 de octubre. Con una estimación de 300.000 a 350.000 euros, este lienzo de 2006 condensa el inconfundible estilo del mallorquín. Distinguido con los máximos honores artísticos que se conceden en nuestro país, Barceló está representado en museos internacionales como el MoMA de Nueva York, el Pompidou de París o el Reina Sofía de Madrid. Del escultor cubano Agustín Cárdenas Alfonso (1927-2001), que destacó por su experimentación estética con la madera, se ofrece una pieza única, que parte de 90.000 a 100.000 euros, cuyas líneas sinuosas y orgánicas evocan la silueta de dos amantes que se funden entre sí. En 1955, tras recibir el premio Nacional de Artes Plásticas de Cuba, Cárdenas obtuvo una beca para estudiar en París donde se integraría en el movimiento surrealista.

Miquel Barceló, Crâne à l’Âne

Miquel Barceló, Crâne à l’Âne

El apartado dedicado al arte antiguo concentra numerosas propuestas de interés para el coleccionista. La tabla Cristo portando la Cruz, datada hacia 1560, y obra de un maestro español anónimo, despertará expectación por su exquisita factura y atractivo precio de salida, de 30.000 a 40.000 euros. También hay que resaltar un conjunto de cuatro relieves renacentistas, procedentes del mismo retablo, valorado entre 40.000 y 50.000 euros. Esta pieza se encuadra dentro del notable foco escultórico desarrollado en Burgos a comienzos del siglo XVI, que tuvo en Felipe de Bigarny uno de sus máximos exponentes. Esta obra destaca por el extraordinario estado de conservación de la policromía original, del dorado, del estofado y de la talla en general. Bigarny es considerado como uno de los más insignes maestros del Renacimiento español.

Maestro español, S. XVI. Cristo portando la Cruz

Maestro español, S. XVI. Cristo portando la Cruz

Estimada entre 25.000 y 30.000 euros, se brinda una tabla del siglo XV de factura aragonesa que recrea la Santísima Trinidad, con Dios Padre, el Espíritu Santo y Jesucristo dispuestos sobre un fondo semidorado. El tema de la Trinidad planteó dificultades compositivas a los pintores que debían plasmar este dogma cristiano. Las figuras revelan el conocimiento por parte del artista de la pintura de los primitivos flamencos, aspecto especialmente apreciable en el tratamiento de los pliegues, trabajados con gran dinamismo. Cerrando la composición, simétrica y equilibrada, vemos el Tetramorfos, es decir, la encarnación simbólica de los cuatro evangelistas, una iconografía ya empleada en la Edad Media que asocia el león a Marcos, el toro a Lucas, el águila a Juan y el ángel a Mateo.

Santísima Trinidad. Escuela aragonesa, S. XV

Santísima Trinidad. Escuela aragonesa, S. XV

Durante el siglo XV, el estilo realista de los Países Bajos influyó mucho en Italia, pero en el XVI el panorama se invierte. El Renacimiento italiano se difunde por Europa, y Amberes se convierte en el centro de la escuela flamenca, desbancando a Brujas y funcionando como centro de penetración de las influencias italianas. Ejemplo de esta influencia es una María Magdalena, de la escuela flamenca de 1500, trabajada con pincelada precisa y meticulosa, que acepta pujas a partir de 6.000 y 8.000 euros. De esa misma época, es un San Jerónimo, pintado por un artista flamenco dotado de un excepcional sentido del dibujo. Emociona el detalle con el que pintó el rostro, surcado de arrugas, así como el cabello, del cual se aprecia cada pelo de la barba. La importancia de los detalles sumada al hieratismo y rotundidad de la figura, invitan a pensar en composiciones estéticas cercanas al pintor Ambrosius Benson (h. 1490-1500 –1550), cuyo San Jerónimo de la colección del Museo Mayer van den Bergh de Amberes, presenta grandes similitudes con esta tabla.

San Jerónimo, S. XVI. María Magdalena, S. XVI

San Jerónimo, S. XVI. María Magdalena, S. XVI

Otro lote que merece atención especial es Sagrada Familia con Santa Teresa de Jesús de Mariano Salvador Maella (1739-1819), preciado entre 25.000 y 30.000 euros. En un juego de miradas, gestos y profundo simbolismo, Maella inmortaliza en este óleo a Santa Teresa como si fuera una donante, a modo de retrato, idealizada tanto en el tratamiento del rostro como en el de las vestimentas. Maella fue Pintor de Cámara y director de la Real Academia de San Fernando. En 1799 Carlos IV le concedió el título de Primer Pintor del rey, compartido con Goya.

Mariano Salvador Maella, Sagrada Familia con Santa Teresa

Mariano Salvador Maella, Sagrada Familia con Santa Teresa