Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » De Egipto al noucentisme

“Ninguna otra tierra en el mundo posee tantas maravillas” sentenció Herodoto sobre Egipto. La fascinación que ejerce el país de los faraones no se marchita y la subasta que Lamas Bolaño celebra los días 10 (pintura, escultura y obra gráfica) y 17 (artes decorativas y joyas) de noviembre, brinda la oportunidad de hacerse con algunos vestigios de su milenaria civilización como, por ejemplo, por 1.800 euros, una máscara funeraria, datada hacia 712-332 a.C., que aún conserva su vívida policromía original. Por 2.500 euros se puede experimentar la elegancia de Roma con unos pendientes con forma de racimo, confeccionados en electrum, que tienen más de dos mil años de antigüedad. También despunta un alabastron corintio, destinado a ungüentos o perfumes, decorado con patrones geométricos y figuras. Por apenas 600 euros se puede tener un trocito de la antigua Grecia.

Máscara funeraria egipcia y Alabastron corintio

Máscara funeraria egipcia                               Alabastron corintio

En el capítulo dedicado a la pintura hay que detenerse en un trío de lotes. De Hermenegildo Anglada-Camarasa (Barcelona, 1871-Puerto de Pollensa, Mallorca, 1959) se vende un sereno paisaje de 1892 en tonos verdes y malvas valorado en 18.000 euros. La original interpretación del colorido, las luces y las sombras del maestro catalán, le granjeó notable reconocimiento internacional. Representado en el Museo del Prado, Nicolau Raurich Petre (Barcelona, 1871-1945) firma El estanque, uno de sus emblemáticos paisajes, que tiene un goloso precio de salida: 2.500 euros. De formación cosmopolita, Raurich fue galardonado en el Salón parisino de la Sociedad de Artistas Franceses de 1900 y en las Exposiciones Internacionales de Atenas (1903) y Barcelona (1907). Merece consideración aparte el óleo Mujer con cesta de fruta, de Montserrat Gudiol (Barcelona, 1933- 2015), hija del historiador del arte Josep Gudiol, y primera mujer miembro de la Real Academia de Bellas Artes de Sant Jordi. Este óleo de 1963, tasado en 4.000 euros, es un buen ejemplo de su estilo poético e intimista.

Paisaje, Hermenegildo Anglada-Camarasa

Paisaje, Hermenegildo Anglada-Camarasa

La escultura es otro de los grandes incentivos de esta subasta. Este capítulo está liderado por un busto femenino en bronce de Josep Clarà (Olot, Girona, 1878-Olot, 1958), preciado en 1.800 euros. Clarà fue uno de los principales representantes del Noucentisme catalán que buscaba un renacimiento artístico de los valores de serenidad y belleza del clasicismo. Y hace que citar también una escultura criselefantina, en bronce y marfil, estilo Art Decó que encarna a Diana, la diosa de la caza, los animales y las tierras salvajes. Esta pieza, que sigue un modelo de Ferdinand Preiss sobre base en ónix y mármol, se cotiza en 1.800 euros.

Mujer con cesta de fruta, Montserrat Gudiol; Busto femenino, Josep Clarà

Mujer con cesta de fruta, Montserrat Gudiol                         Busto femenino, Josep Clarà

Lamas Bolaño concede siempre especial importancia a las antigüedades orientales. En esta ocasión hay que hablar de tres piezas originarias de China: un centro Ruyi de la dinastía Qing (siglo XIX) realizado con tres placas de jade calados sobre madera de zitan que sale en 5.400 euros; una figura en marfil tallado de Kuanyin, el buda de la compasión en el budismo; cuesta 16.000 euros, es una pieza del siglo XX y aporta el certificado Cites; y por último, una terracota policromada Han (206-220 d.C) que recrea un guerrero con armadura, valorada en 2.700 euros.

Terracota de Guerrero Han; Kuanyin en marfil tallado

                           Terracota de Guerrero Han                                      Kuanyin en marfil tallado

Los relojes de manufacturas prestigiosas son una buena inversión, y aquí encontramos un interesante surtido para caballero. Un Patek Philippe, modelo Calatrava, en oro y correa de piel, fabricado hacia 1950, sale en 8.500 euros; un Hublot en acero parte de 2.300 euros, y por un sofisticado Cartier Pasha Seatimer en acero se aceptan pujas a partir de 1.800 euros. No puede dejar de mencionarse la selecta oferta de joyas, de diferentes estilos y con un amplio abanicos de precios: desde un exuberante broche “Tutti Frutti Feuillages” estilo Cartier, en oro bicolor con diamantes, esmeraldas, rubíes y zafiros azules por el que se piden 2.200 euros, pasando por un espectacular solitario en platino con brillante (3,60 ct) que sale a pujas en 5.500 euros.

Broche "tutti frutti" estilo Cartier

                                           Broche «tutti frutti» estilo Cartier