Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » El esplendor de Córdoba, en Setdart

El 21 de diciembre, Setdart.com rinde tributo a Córdoba, la ciudad de las tres culturas, con una venta especial en la que se ofrecerá un conjunto de piezas que abarcan varios siglos y reflejan el refinamiento alcanzado por las artes en la que fuera capital de Al-Andalus. Uno de los lotes más relevantes es El ángel de la guarda, de Juan de Valdés Leal (1622-1690) que, con seguridad, es después de Murillo, la segunda personalidad más brillante dentro de la pintura barroca sevillana. En 1660, aparece citado entre los artistas que fundaron la academia de pintores de Sevilla, en la que llegó a ser primero diputado, y finalmente presidente. Este óleo sobre tabla sale a pujas estimado entre 85.000 y 100.000 euros. La historiografía del arte ha sido totalmente injusta con Valdés Leal, y al mismo tiempo ha desfigurado su personalidad, caracterizándole como una persona iracunda y orgullosa, quizás como contrapunto al carácter de Murillo, al que se presenta como hombre bueno y humilde. Sin embargo, el tratadista Antonio Palomino, que le conoció personalmente, dijo que “fue espléndido y generoso en socorrer con documentos a cualquiera que solicitaba su corrección […] al paso que era altivo y sacudido con los presuntuosos y desvanecidos.”

El ángel de la guarda, Juan de Valdés Leal

Sin duda, entre los alicientes de esta venta está su oferta de arqueología clásica. Entre las piezas más interesantes despunta la basa de una columna califal tasada entre 18.000 y 20.000 euros. El mármol blanco se ha tallado con un trépano, creando una serie de pequeños huecos que dan un pronunciado claroscuro a la pieza y por la que este tipo de obras son conocidas como capiteles “de nido de avispa” o “de avispero”. Esta técnica se mantuvo durante todo el período hispanomusulmán, pudiendo a veces localizar talleres de escultores en los que el maestro cantero realizaba el modelo, como es el caso del ejemplar de la mezquita de Córdoba, y los discípulos y demás miembros del taller llevaban a cabo meras copias.

Basa de columna califal

Con una estimación de 40.000 a 50.000 euros, se brinda un torso de Venus Púdica que data del siglo II d.C.  Después de que Praxíteles creara e instalara en Cnido la primera representación plástica de un desnudo femenino de gran tamaño, otros escultores hicieron suyo este tema. Como referencia de esta iconografía existe una estatua en la Villa Médicis de Roma, que evidencia que la diosa tapaba su pubis con la mano izquierda, mientras que su brazo derecho estaba alzado para cubrir parcialmente sus pechos. La cabeza, girada fuertemente hacia su hombro izquierdo, era relativamente pequeña y el cuello largo, tenía los cabellos enlazados sobre la nuca. En la Venus que licita Setdart se puede apreciar todavía el cabello de su coleta sobre sus delicados hombros.

Torso de Venus Púdica, II d.C