Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » El joven Rembrandt

Dijo el crítico Robert Hugues que Rembrandt fue “el gran topógrafo del rostro humano”. Los autorretratos del holandés, muy apreciados por los coleccionistas ya en vida del artista, se encuentran entre las imágenes más reconocibles del canon del arte occidental y, de los 41 que sobreviven, el que Sotheby’s licita el 28 de julio en Londres, es uno de los tres únicos que todavía permanecen en manos privadas. Con unas reducidas dimensiones, apenas 15 x 20 cm, este autorretrato está valorado entre 14 y 19 millones de euros. Fechado en 1632, el joven maestro se inmortaliza aquí a los 26 años, vestido con formalidad, con sombrero de fieltro y gorguera de encaje.
Este lienzo se creó en la época en la que el artista cortejaba a su futura esposa y principal musa, Saskia van Uylenburgh, y es posible que lo pintara para enviárselo a la lejana Leeuwaerden, y demostrar a sus desconfiados parientes que su nuevo pretendiente, elegantemente vestido, era un marido próspero y adecuado. La última vez que este cuadro salió a subasta fue en 1970 cuando se vendió en Sotheby’s por sólo 650 libras esterlinas al coleccionista parisino J. O Legenhoek. La pintura no se atribuyó definitivamente a Rembrandt hasta mediados de los 90. Aunque al pintor no le gustaba su imagen, produjo numerosos autorretratos (alrededor de 80), en diferentes medios y técnicas, que le plasman entre los 22 y los 63 años. Así como los grabados de sus autorretratos salen regularmente al mercado, los lienzos son extremadamente raros. Si el que brinda este mes Sotheby’s alcanzara su precio estimado se convertiría en el más caro vendido en subasta.

Rembrandt