Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Agenda » Emociones cinceladas

“Todas mis obras hablan de sentimientos” dice Alicia Rubio y tal vez por ello el título de su exposición en el Museo Tiflológico de la ONCE no podía ser otro que Sentimientos. La muestra se argumenta con una quincena de esculturas en las que la artista ha reflejado sus investigaciones en el medio tridimensional. “La pieza con la que más me identifico es la titulada El resurgir porque representa eso que te hace brillar, que te hace especial. En este caso, la figura está hueca y anclada al suelo pero, según se despega su cuerpo de la tierra, va emergiendo su verdadero ser. Y esto es lo que yo siento cuando estoy en el taller, que es lo mismo que experimenta cualquier persona al hacer una actividad que le produce placer.”
El universo de los afectos es el eje principal de la obra de Rubio como prueba que uno de sus motivos más recurrentes haya sido el abrazo. “El primero lo hice a modo de orgonita (con resina, metal y cuarzo) y representando sus propiedades, es decir, la capacidad de proporcionar bienestar y energía positiva.”
Durante su proceso de aprendizaje Rubio ha tenido como guías a José Fuentes, catedrático de la universidad de Salamanca, con quien realizó talleres de grabado, así como Sonia Cabellos, profesora de la Facultad de Bellas Artes de la UCM, de cuya mano en 2013 se inició en la escultura. Este medio le cautivó por la posibilidad que le brindaba de emplear diferentes materiales. “Cada uno te provoca sensaciones distintas. Por ejemplo, disfruto con la talla en piedra porque requiere gran control en el golpe con la maza y el cincel y eso exige concentración, lo que me hace establecer una fuerte conexión con la obra. Esta unión también la consigo al modelar en arcilla, pero además en el proceso posterior hay dos momentos que me resultan particularmente emocionantes: Uno es, cuando el exaduro fragua y desprende tanto calor que es como si empezase a tener vida. Y el otro, cuando retiras el molde y va apareciendo la escultura; yo lo comparo con la impresión de ver a tu hijo por primera vez.”
Antes de llevar su universo a las tres dimensiones, su repertorio abarcaba la pintura, el dibujo y la cerámica. “Diría que entre mi escultura actual y mi obra plástica anterior no hay un enlace porque en la pintura daba prioridad a la técnica y me preocupaba demasiado por el resultado final. Con la escultura, sin embargo, desde el primer momento, me he esforzado por disfrutar del proceso y el vínculo que se crea con la obra.”

Alicia Rubio