Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » Enrique Vila–Matas: “Conocer a Dalí me transformó”

Barcelonés de 1948, Enrique Vila-Matas es, en definición de su colega Rodrigo Fresán, “el más argentino de los escritores españoles” además de haber sido incluido por The Guardian entre los “cinco mejores autores latinoamericanos del momento”, por su intensa vinculación con el continente desde comienzos de los años 90. A los veinte años Vila Matas se fue a vivir a París, autoexiliado del gobierno de Franco y buscando mayor libertad creativa alquilando su apartamento a la escritora Marguerite Duras. En aquellos años subsistió realizando pequeños trabajos como periodista para la revista Fotogramas, e incluso haciendo de figurante en una película de James Bond. Hoy es considerado una de las grandes firmas de la novela contemporánea gracias a títulos como Historia abreviada de la literatura portátil, Bartleby y compañía, El mal de Montano, Doctor Pasavento, París no se acaba nunca, o Kassel no invita a la lógica. Su obra entrelaza distintos géneros literarios y diluye las fronteras entre ensayo y ficción, cuestionando la frágil condición de la literatura y reflexionando sobre sus límites y desafíos en el mundo contemporáneo. Su última criatura es Marienbad eléctrico (Ed. Seix Barral) un libro sobre la creación artística, la escritura y la amistad. Vila-Matas y la artista Dominique Gonzalez-Foerster se reunieron durante años en el Café Bonaparte de París donde experimentaron “la alegría imparable de su intercambio de ideas sin inhibiciones.” De aquellas conversaciones surgió un ensayo fascinante sobre la naturaleza del arte y de la creación.

Enrique Vila-Matas