Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » El imperio de los sentidos

Ferdinand Bertholet

Recuerdo cómo empecé a coleccionar, hace ya treinta y cinco años: había entrado en una tienda de antigüedades en la famosa Hollywood Road de Hong Kong. Oculta en una cajonera, descubrí por casualidad una pila formada por siete grandes hojas de un álbum y me sorprendió comprobar que eran pinturas eróticas chinas de una belleza indescriptible. Nunca antes mis ojos se habían deleitado contemplando objetos auténticos de tanta calidad. Este hallazgo me puso eufórico y dentro de mí, prendió una pasión”, nos explica el reputado coleccionista holandés Ferdinand M. Bertholet, que es también pintor y autor de varios libros sobre el arte y la cultura china.

La galería Sotheby’s Hong Kong acaba de mostrar al público una selección de los fondos de la reputada colección Bertholet. Con el título de Jardines del placer: El sexo en la Antigua China la exposición ha reunido objetos que datan desde la dinastía Han (206 a.C – 220 d.C) hasta la Qing, incluyendo obras exquisitas en seda, marfil y bronce, insinuantes y lujuriosas, que son el testimonio de un tiempo perdido y de una China desconocida.

Nicolas Chow, presidente de Sotheby’s Asia, ha declarado: “La colección de Ferdinand Bertholet de arte erótico chino es la mejor y más grande que existe sobre esta materia. Esta es la primera vez que se celebra en China una exposición sobre el sexo en la antigüedad. La colección Bertholet es muy conocida en Occidente, donde ha sido presentada en ilustres museos como el British Museum de Londres, el Museo Rietberg de Zurich, el Cernuschi de París y el Museo de Arte Asiático de Berlín. Los objetos de su colección abarcan muchos siglos y distintos medios y encontramos desde álbumes de pinturas, a figuras de porcelana, espejos de bronce y falos.

El prestigioso coleccionista ha charlado con Tendencias del Mercado del Arte rememorando el impacto que le causó su primer álbum erótico chino. La belleza de sus ilustraciones y su poder decorativo le cautivaron; además el delicado y armonioso empleo del color de estas obras influyó directamente en sus propias pinturas.

Entre las obras de su colección figura el célebre conjunto de ocho pinturas Kangxi de la colección C.T Loo. ¿Por qué se considera a esta pieza una obra maestra de todos los tiempos?
Las pinturas de esta serie fueron ejecutadas probablemente en la corte Kangxi a finales del siglo XVII. Nunca antes se habían descubierto pinturas de esta calidad y belleza. En aquella época los romances eróticos estaban oficialmente prohibidos. Un veredicto del emperador Kangxi, que reinó entre 1662 y 1722, impulsó la quema de libros e ilustraciones eróticas.