Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » Franco Maria Ricci, el laberinto más bello

“Soy un esteta a la antigua usanza, alguien que vive y trabaja por la belleza”. Así se define el coleccionista, bibliófilo, editor de arte y diseñador gráfico Franco Maria Ricci, cuyo nombre da título a una exposición en el Museo Nacional de Arte Antiguo (MNAA) de Lisboa sobre su colección particular que estará abierta hasta el 12 de abril. Rendido admirador de Canova y Giambattista Bodoni (1740-1813) – el gran tipógrafo y director de la Stamperia Ducale de Parma – considera a ambos “pilares de lo visual”. En la exposición lisboeta (articulada en diez secciones) encontramos mucho más que “meros” retratos. Se trata de una selección de los fondos de esta colección, variada e imprevisible, como su propio dueño, que nunca volverá a ser expuesta fuera de Italia y que regresará a su país para integrar el núcleo museológico que Franco Maria Ricci mandó construir en Masone, su casa de campo. El comisario de la muestra, José António Monterroso Teixeira, ha seleccionado un centenar de piezas, entre esculturas, “vanitas” y “memento mori”, cuadros manieristas, barrocos, neoclásicos, románticos, culminando en la contemporaneidad e incluyendo obras de Filippo Mazzola, Bartolini, Jacopo Ligozzi, Philippe de Champaigne, Hayez, Bernini, Canova, Thorvaldsen. En nuestro número de marzo, publicamos una extensa conversación con Franco Maria Ricci, un hombre que considera “morir sin herederos, dejando 600 hermosos libros de arte”, un consuelo efímero después de todo. El mecenas ha previsto dejar “un recuerdo especial a su ciudad, Parma”: el Laberinto, que se ubicará en la localidad de Fontanellato, y que albergará su espléndida biblioteca y colecciones de arte. [En imagen: Franco Maria Ricci. Foto: Ferdinando Cioffi].

Franco Maria Ricci