Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » París no se acaba nunca: La Maison Européene de la Photographie

La Maison Européene de la Photographie está considerada la institución más prestigiosa del mundo dedicada a la fotografía. El MEP -como es conocido en el mundillo- está situado en el corazón de París en un suntuoso edificio del siglo XVIII que alberga en sus más de 1.200 metros cuadrados una colección de 25.000 imágenes de todos los géneros, datadas desde los años 50 hasta la actualidad.

Jean-Luc Monterosso
Frank Horvat, Paris (pour Jardin des Modes) © Frank Horvat. Colección Maison Européenne de la Photographie, París. Donación del autor

A lo largo de sus diecisiete años de existencia, bajo la dirección de Jean-Luc Monterosso, se han celebrado cerca de 200 exposiciones que han sido visitadas por más de 1,5 millones personas. Charlamos con monsieur Monterosso con motivo de su visita a Madrid invitado por el Institut Français para presentar la obra del fotógrafo francés afincado en España, Pierre Gonnord.

¿Posee su institución una colección propia?
Sí, la Maison tiene una colección de más de 25.000 fotografías. Poseemos piezas originales, es decir imágenes de la época de los fotógrafos que trabajaron en los siglos XX y XXI. No tenemos negativos sino exclusivamente copias en blanco y negro y en color. Las fotografías suelen llegarnos por dos vías: como adquisiciones o donaciones. Muchos fotógrafos nos han donado ediciones de una serie determinada. Es un gesto muy generoso por su parte.

¿Cómo está estructurada su institución?
Además del programa anual de exposiciones, contamos con una biblioteca –la Biblioteca Roméo Martinez- y una videoteca. La biblioteca, con sus 24.000 libros especializados y 1.400 periódicos, es única en el mundo. Ofrece a fotógrafos, investigadores y amantes de la fotografía una fuente inagotable de información. Aunque los fondos están centrados principalmente en la fotografía contemporánea, también atesoramos una selección de volúmenes publicados antes de 1958. Mi preocupación principal es el desafío que tiene el MEP en la actualidad -relacionado con la fotografía analógica y la digital. Por otro lado, llevamos a cabo un ambicioso programa educativo con visitas guiadas para todas las edades.

Usted lleva dirigiendo la Maison desde 1996. ¿Qué objetivos tiene el MEP?
Nuestra labor es fundamentalmente pedagógica y se articula a través de las exposiciones y programas educativos. Estas actividades son concebidas y supervisadas por un comité formado por cinco personas: un representante del Estado francés, otro de la ciudad de París, un crítico, un coleccionista y un experto en fotografía. España estuvo representada el año pasado en este comité con David Balsells, antiguo director de fotografía del Museu Nacional d’Art de Catalunya y Chantal Grande, directora de la galería Forum y comisaria independiente. Además del comité, hay una plantilla de veintisiete personas, diecisiete de las cuales están empleadas a jornada completa. En cumplimiento con la ley francesa, gran parte de nuestro personal son mujeres. En realidad, ¡hay más mujeres que hombres!. Y tengo que mencionar a nuestro Patronato cuyo principal miembro es el Ayuntamiento de París con una participación del 60%.

¿Cómo es el programa expositivo del MEP?
Celebramos de doce a quince exposiciones anuales. Aspiramos a mostrar al espectador todas las facetas del medio fotográfico. Así, podemos exponer trabajos de artistas contemporáneos que utilizan la fotografía dentro de su producción. El edificio que alberga el MEP es bastante peculiar. Esto es algo con lo que hemos aprendido a trabajar y hemos sido capaces de presentar un programa expositivo que refleja este eclecticismo.

Pero, en realidad, una exposición lleva a otra. Un año podemos tener una exposición relativamente importante con un fotógrafo clásico, junto con otra de artistas jóvenes, y a continuación una gran muestra histórica. Por ejemplo, no pudimos acoger la ambiciosa retrospectiva de Richard Avedon que visitó París hace unos años. No teníamos espacio suficiente para acomodarla. Fue exhibida finalmente en el Jeu de Paume.

¿Qué nos contaría del programa de publicaciones?
Este es un punto importante porque el catálogo es lo que queda cuando la exposición finaliza. En estos momentos, con la actual coyuntura económica, es muy difícil encontrar recursos para sufragar la publicación de un catálogo. No hemos editado ninguno, por ejemplo, de nuestra actual muestra dedicada a Joel Mayerowitz. A veces la Asociación de Amigos del MEP nos ayuda a cubrir los gastos. Y también algunas empresas nos apoyan. De vez en cuando hacemos coediciones. Una de las labores esenciales de nuestro personal es la del patrocinio. Aproximadamente el 25 % de nuestros fondos proceden de la venta de entradas.

¿Hay fotógrafos españoles en la colección del MEP?
Tenemos trabajos del fotógrafo afincado en Barcelona Jorge Ribalta. También de Alberto Garcia Alix y Ouka Leele. Y pronto celebraremos una gran exposición dedicada a la obra del prestigioso fotógrafo catalán Joan Fontcuberta.

Rosalind Williams