Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » Louis de Bayser: Y al principio, fue el dibujo

Dicen que no puede escaparse de la llamada de la sangre, y debe ser cierto pues Louis de Bayser, a pesar de su sólida formación como economista, acabó siguiendo los pasos de sus antecesores como anticuario. La Galerie de Bayser, situada en un coqueto hôtel particulier del siglo XVII construido en 1674 para el marqués de Louvois, es un oasis para el amante del arte que puede curiosear entre los más de 600 dibujos de sus fondos, datados entre los siglos XVI al XX, de las escuelas francesa, italiana y nórdica. De Bayser es el presidente del Salon du dessin de París, el más importante certamen internacional consagrado al dibujo, que reúne del 25 al 30 de marzo en el Palacio de la Bolsa a las mejores galerías del sector, entre ellas, las españolas Guillermo de Osma y Artur Ramon Art. Ofrecemos un avance de la entrevista que publicamos con De Bayser en nuestro número de marzo.

Usted tiene una formación científica y empresarial. ¿Qué le animó a seguir la senda familiar?
Soy graduado por ESSEC, una escuela de negocios francesa conocida por su excelencia en las ciencias empresariales y económicas. Ya en mi época de estudiante, solía acudir a la galería de mis padres para hacer algunas investigaciones y obtener documentación sobre dibujos. Aunque no estudiaba Historia del Arte, mantenía un fuerte implicación con la galería y, al acabar mis estudios universitarios, decidí entrar en la galería.

Creció rodeado de dibujos antiguos. ¿Cuáles eran sus favoritos?
En mi casa estaba rodeado de dibujos de maestros antiguos que mis padres habían colgado por todas las paredes. Aún me acuerdo que hice algunas copias del paisaje de un artista francés llamado Etienne Jeaurat. En aquel momento me atraían sobre todo los dibujos franceses decimonónicos (especialmente Géricault y Delacroix). Ahora he desarrollado más afinidad con los estudios de figuras del siglo XVI italiano, especialmente los de Andrea del Sarto y sus correligionarios, así como los paisajes franceses del siglo XVII (Claude, Callot) y XVIII (Fragonard).

Louis de Bayser