Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » La colección de Robert Tibbles

La fortuna sonríe a los audaces y Robert Tibbles es el ejemplo vivo de ello. A finales de los años 80, era un veinteañero que gozaba de una buena posición en el sector financiero. Estaba recién instalado en un coqueto apartamento en el centro de Londres y buscaba, sin mayor pretensión, obras con las que decorarlo. Visitó la galería del influyente marchante Karsten Schubert quien le contó que acababa de asumir la representación de un joven artista recién salido de la academia Goldsmiths; era Damien Hirst, líder del grupo que sería bautizado como los Young British Artists (YBA), y que en las siguientes décadas revolucionaría el mercado del arte. Cautivado por sus propuestas, frescas y descaradas, Tibbles se apresuró a comprar una docena de obras de estos desconocidos creadores. Fue una decision brillante. Una de sus adquisiciones fue Bodies, el armario de medicinas de Hirst por el que pagó 600 libras… y que ahora se cotiza en millones. Ya con el veneno del coleccionismo corriendo por sus venas, siguió hacienda acopio de obras movido siempre por el deseo de vivir con ellas, lejos de aquellos coleccionistas que acumulan piezas con voracidad para luego dejarlas languidecer en un almacén. Ahora ha decidido cerrar el círculo sacándolas a subasta en Phillips, aunque esta decisión no signifique cortar para siempre sus lazos con el arte pues seguirá comprando, “¡me resultará inevitable no hacerlo!”. Vanessa García-Osuna. Foto: Alex Braun/ Phillips

Retrato-Robert-Tibbles-1