Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » Talabardon & Gautier, descubridores de tesoros

Ubicada en la exclusiva Faubourg-Saint-Honoré, entre el Elíseo y Saint-Philippe du Roule, en el corazón del distrito parisino que acoge a los anticuarios y galerías más prestigiosos, la galería que dirigen Bertrand Gautier y Bertrand Talabardon es un referente internacional en arte del siglo XIX. Por su rigor científico los catálogos que publican con motivo de sus exposiciones son un referente. Además acreditan un buen número de descubrimientos, el más reciente, un trabajo de Caspar David Friedrich. Este mes, la galería Talabardon & Gautier participa en Paris Tableau, y sobre esta cita así como de su experiencia personal como marchante conversamos con Bertrand Gautier en el número de noviembre de la revista.

¿Cuando se fundó la galería? ¿Qué lo llevó a especializarse en el arte del siglo XIX?
La fundamos en 1992, sin una voluntad significativa de especializarnos. Con un planteamiento más bien generalista, la galería se fue orientando hacia el siglo XIX por una simple razón: ese período ofrecía todas las oportunidades con las que soñaban los jóvenes marchantes. En primer lugar, se trataba de un mercado por explorar, con todo lo que esto tiene de emocionante. Y más estimulante aún era que el siglo XIX es uno de los períodos más ricos del arte francés, por su diversidad y calidad: en este sentido, ¡el siglo XIX francés es comparable al Renacimiento italiano!. Esa gran cantidad de obras nos planteaba una necesidad: la de escoger. Decidimos centrarnos tanto en artistas de renombre como en otros más desconocidos pero que nos proporcionan la alegría del descubrimiento. Para mí, el galerista debe poner su mirada particular en las obras y asociarlas entre ellas. Esto es tan cierto para el marchante de arte antiguo como para el de contemporáneo, pero a pesar de todo la cuestión de la coherencia se plantea con más intensidad en el primero. No podemos proponer exposiciones monográficas: ¡sería inimaginable encontrar una galería que expusiera quince pinturas de Poussin!. Las grandes obras de los maestros antiguos son muy raras en el mercado… El reto del marchante de arte antiguo es encontrar obras que se correspondan entre ellas. Como eso se ajusta a nuestro espíritu de investigación, ¡hemos asumido el desafío!.

Bertrand Gautier, de la galería parisina Talabardon&Gautier.
Bertrand Gautier, de la galería parisina Talabardon&Gautier.