Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » Vik Muniz entre la ilusión y la realidad

Vik Muniz (São Paulo, Brasil, 1961) comenzó a fotografiar reversos de cuadros famosos en 2002. En 2008 se hicieron las primeras y meticulosas copias en 3D que bautizó como Versos [reversos], eran imitaciones perfectas de la parte del cuadro que queda oculta, enfrentada a la pared. Para Muniz, la trasera de cada pintura es única; los agujeros, los enganches de metal, las etiquetas y demás marcas delatan su historia. Con el paso de los años esta zona va mutando de aspecto. Los nuevos propietarios y los últimos procesos van dejando su huella visible. Esta parte escondida revela los materiales de los que está hecha la pintura -bastidores, lienzos o tablas-, descubre detalles del marco y de cualquier otra medida de seguridad adoptada mientras estuvo expuesta. Son fragmentos solo vistos por el personal del museo. Y es este lado íntimo el que Muniz desea compartir con el público. El Mauritshuis de La Haya presenta, hasta el 4 de septiembre, una exposición argumentada con las réplicas exactas que ha realizado de los dorsos de obras míticas como La Gioconda o La noche estrellada. Para la ocasión, el artista brasileño ha creado cinco nuevas piezas basadas en telas icónicas de la pinacoteca holandesa: La joven de la perla y Vista de Delft de Vermeer, El jilguero de Carel Fabritius, La lección de anatomía del doctor Nicolaes Tulp de Rembrandt, y Vista de la Isla de Itamaracà de Frans Post.

Vik Muniz