Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Slider home » Wim Delvoye, sagrado y profano

Todo empezó con los dibujos que Wim Delvoye (Wervik, Bélgica, 1965) hacía de niño, y que anticipaban lo que estaba por venir. En ellos ya se apreciaba el espíritu curioso, la tendencia a la monumentalidad y la atracción por lo extraño que ha caracterizado tanto al hombre como a su obra. El próximo 14 de junio el Museo Tinguely de Basilea inaugura una retrospectiva del artista belga, con quien conversamos en nuestro número de mayo, que repasa su carrera desde finales de los años 80 y en la que se reunirán sus obras más emblemáticas. Sus esculturas y dibujos son una hermosa excusa para reflexionar sobre el arte, la vida y el mundo, y parecen contradecir una de sus frases lapidarias: “Todo arte es inútil”.

RETRATO WIM DELVOYE