Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Reportaje » Las dos décadas prodigiosas del mercado

Desde el año 2000, la evolución del mercado de arte contemporáneo ha estado sujeta a una multitud de factores sociológicos, geopolíticos e históricos hasta marzo de 2020, cuando el ritmo se vio interrumpido repentinamente por una crisis sanitaria sin precedentes. Marginal hasta finales de los 90, el arte contemporáneo suponía el 15% de las subastas de Bellas Artes, de las que se ha convertido en motor principal con un crecimiento del +2,100% en 20 años. La consultora Artprice ha rastreado pacientemente este progreso: su ascenso exponencial hasta 2008, la audaz venta de Damien Hirst en Sotheby’s tras la quiebra de Lehman Brothers, el extraordinario crecimiento de China y el pico alcanzado en 2019. Nuestra revista ofrece una síntesis de los datos y movimientos más reveladores en su edición de diciembre. El segmento del arte contemporáneo, que en 2019 facturó unos 2.000 millones de dólares frente a los casi 92 millones de dólares que generaban en 2000, ya supera al de los maestros antiguos y al arte del siglo XIX. El apetito por el arte, especialmente por el contemporáneo, no ha dejado de crecer. Su mercado se ha transformado estructuralmente, dando cabida cada vez a más artistas (de los 5.400 que había en el año 2000 se ha pasado a casi 32.000 en la actualidad), y más obras (de 12.000 lotes ofrecidos a 123.000). Se ha agrandado y expandido geográficamente, de 39 a 64 países activos en subastas. [Imagen: Cortesía Sotheby’s].

Sothebys