Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Exposición » Félix Valdés, un mecenas singular

El Museo de Bellas Artes de Bilbao reconstruye una de las colecciones privadas españolas más admiradas del pasado siglo, la del industrial vasco Félix Fernández-Valdés (Bilbao, 1895-1976) quien llegó a atesorar en su domicilio más de cuatrocientas obras de arte que recorren desde la Edad Media hasta la modernidad. Con el apoyo de BBK, los comisarios de la exposición Obras maestras de la Colección Valdés, Pilar Silva Maroto y Javier González Novo, han logrado recomponer estos fondos, diseminados tras la muerte de su artífice, reuniendo 79 de sus obras principales. La pintura del siglo XIX es uno de los núcleos principales de la Colección Valdés, y en este capítulo destaca por su trascendencia La marquesa de Santa Cruz de Francisco de Goya, prestada para la ocasión por el Museo del Prado [en imagen]. La pintura permaneció en la familia de la retratada hasta mayo de 1941 cuando el general Franco quiso regalársela a Hitler, tras haber sido elegida por el embajador alemán por la aparente cruz gamada que aparece en la lira y que, sin embargo, era un adorno habitual en estos instrumentos. La operación, felizmente, no prosperó y Valdés pudo adquirir el cuadro en 1947 por un millón y medio de pesetas.

Valdés