Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Exposición » Kandinsky, el camino a la abstracción

La revolución más radical en la pintura desde el Renacimiento no la puso en marcha un apasionado joven rebelde sino un hombre de mediana edad que podía haber pasado su vida como respetable profesor de derecho si, a los 30 años, no hubiera decidido seguir la llamada del arte. Vasily Kandinsky (1866-1944) propugnó un arte no-objetivo que despertaba “emociones que no podían traducirse en palabras”. Usó la forma y el color para reflejar no las apariencias, sino la “necesidad interior” del artista y abrir nuestra percepción a un plano trascendente. Su mensaje sobre el potencial de la abstracción tuvo un profundo impacto que se dejó sentir desde Nueva York a Moscú.

Con ocasión de la exposición que presenta el Museo Guggenheim de Bilbao repasamos la vida de un artista que liberó a la pintura de sus lazos con el mundo natural y, al hacerlo, descubrió un arte que aspiraba a despertar la conciencia del espectador. [Composición 8, julio de 1923 © Vasily Kandinsky, VEGAP, Bilbao, 2020]
COMPOSICION-8-kandinsky