Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Noticias » El camino a Guernica

Coincidiendo con el 80 aniversario de la primera vez que se expuso el Guernica, el Museo Reina Sofía inaugura hoy la muestra Piedad y terror en Picasso: el camino a Guernica, que analiza la radical transformación que experimentó el trabajo del artista malagueño desde los años 20 hasta la realización del mural y reúne una selección de cerca de 180 obras procedentes de los fondos del Reina Sofía y de más de treinta colecciones privadas e instituciones de todo el mundo, como el Musée Picasso y el Centre Georges Pompidou, de París; la Tate Modern, de Londres; o el MoMA y el Metropolitan Museum, de Nueva York; que han realizado para la ocasión préstamos excepcionales. Cuando a principios de 1937 Pablo Picasso (Málaga, España, 1881 – Mougins, Francia, 1973) recibió el encargo de pintar un cuadro para el Pabellón Español, contestó a los delegados de la República que no estaba seguro de poder ofrecerles lo que querían. Hasta entonces, el mundo de su arte había sido fundamentalmente íntimo y personal, estaba limitado por las paredes y las ventanas de un cuarto; casi nunca se había referido a la esfera pública y mucho menos a acontecimientos políticos; desde 1925, su producción se había acercado con frecuencia, claustrofóbicamente, a la pesadilla o la monstruosidad. Sin embargo, el cuadro que acabó creando para la República hablaba con elocuencia de las nuevas realidades bélicas. Y la escena de sufrimiento y desorientación que nos mostró ha perdurado, como emblema de la condición moderna, a lo largo de ocho décadas. [Pablo Picasso, Las tres bailarinas © Sucesión Picasso. Vegap, 2017]

Las tres bailarinas