Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Agenda » Arranca la tercera edición de FAMA

Organizada por el Gremi d’Antiquaris de Catalunya, FAMA, la Feria de Arte Moderno y Antiguo de Barcelona se consolida en su tercera edición. Del 1 al 5 de marzo, vuelve a las Drassanes Reials de Barcelona, el monumento histórico más representativo de la fachada marítima de la ciudad y uno de los más importantes en construcción naval del Mediterráneo. Acogida en un sobrio y espectacular salón gótico, la feria muestra más de 5.000 años de historia a través de las obras que presentan una treintena de expositores. La anticuaria Mercè Ros de Madrid presentará “una tabla realizada hacia 1480 por Pere García de Benabarre para el retablo de los Dominicos de Cervera (50.000 euros). Se trata de un hallazgo reciente pues pertenece a una colección particular y se desconocía su procedencia, que ha sido identificada por Alberto Velasco, conservador del Museu de Lleida y experto en la obra del pintor. También mostraremos una de las pocas obras que se conservan realizadas por María Isabel de Borbón, reina de Dos Sicilias y gran aficionada a la pintura. El lienzo representa un paisaje del campo napolitano y se trata de una pieza ejecutada con gran calidad (9.000 euros)”. Palau Antiguitats de Barcelona destaca una estampa de Los Caprichos (1797-1799) de Francisco de Goya (1746-1828). Se trata de una primera edición, de 1799, valorada en 4.000 euros. Si sabrà mas el discipulo? es la estampa 37 en la que Goya recurre a las asnerías como sátira para criticar la falta de educación. Como buen ilustrado, las asnerías son una imagen alegórica de la ignorancia de los poderosos. La estampa está referenciada por Tomás Harris (1908-1964), pintor y estudioso de Goya, catalogador de su obra gráfica, que hizo varias donaciones al Museo del Prado, que fue, además y curiosamente, un espía, autor de la Operación Garbo que permitió el desembarco de los aliados en Normandía. La Sala Nonell, dirigida por Jorge Alcolea, buscará comprador a un óleo de Dionís Baixeras (1862-1943), pintor barcelonés formado en la Escuela de la Llotja, uno de los fundadores del Círculo de San Lluc. “Baixeras tiene un tipo de pintura historicista influenciada por la escuela de Olot. Su arte defiende una inspiración cristiana, un arte tranquilo donde se retratan paisajes de mar, escenas de pesca y vida cotidiana de los habitantes de esas zonas. La obra La platja retrata la tranquilidad de un ambiente impregnado de luz y la cotidianidad del trabajo del campo (36.000 euros).La Galería Gothsland de Barcelona brinda un espléndido retrato de Ramon Casas (1866-1932), Manola con mantilla un dibujo a carboncillo y lápiz conté sobre papel, realizado hacia 1915 y valorado en 50.000 euros. La obra retrata un tipo de mujer moderna, culta y sofisticada, con mantilla blanca y peineta. La mantilla de encaje fue una moda en esa época y también fue un signo de lujo y distinción que formaba parte del ajuar de las mujeres de clase alta: mantilla blanca para ceremonias de día y negra para Semana Santa. Muchos artistas de la época se dejaron seducir por la elegancia de esta prenda femenina, además de ser un reto pictórico. La ‘perla’ del stand de Jordi Pascual, con obras valoradas entre 5.000 y 100.000 euros, será una técnica mixta y collage sobre papel de Manolo Valdés titulada Dibujo I (100 x 70 cm) que muestra uno de los temas más recurrentes del pintor: la mujer. La cuidada combinación de colores junto con el juego de texturas y la incorporación de materiales, como la cera, consigue crear una obra con una elegancia y finura exquisitas ” [En imagen]. Fernando Pinós exhibirá un óleo sobre tela de Antoni Tàpies (1923-2012), Sin título (30 x 30 cm. Firmado y fechado al dorso). Realizado en 1956, pertenece a uno de los periodos creativos más importantes del artista, cuando expuso por primera vez en París, en la Galerie Stadler, con soporte del crítico Michel Tapié, sus primeras pinturas matéricas en las que la materia tenía una importancia esencial pues Tàpies consideraba el cuadro como un objeto. Estos potentes arañazos sobre “muro” gris tanto podrían evocar la experiencia angustiosa de las guerras vividas –la española y la mundial–, como un campo arado como símbolo alquímico de la renovación de la tierra o las ranuras de los jardines zen para la meditación (60.000 euros). La pieza estelar del stand de Dolors Junyent será una obra de Miquel Barceló (1957): “Es un gouache sobre papel de la época de Mali, de 1991, del que destacaría su fuerza y espontaneidad”. Cuando Barceló viajó a Mali por primera vez en 1988, dijo haber descubierto el equilibrio espiritual que no había encontrado en Nueva York; no sabía qué buscaba en África, pero al llegar a Mali, su tierra y sus gentes sencillas le fascinaron y dijo que allí había encontrado “la armonía con las cosas”, algo que sin duda reflejó en esta apacible escena (70.000 euros).

Valdes