Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » Ian Davenport, la música del color

Quiso ser escultor, por la libertad creativa de la que parecían gozar en la universidad los estudiantes de esa especialidad, mientras que los futuros pintores estaban constreñidos por las formas y modos convencionales. Al final, sin embargo, pudo más la pintura. Lo que no cambió en Ian Davenport (Sidcup, 1966) fue su actitud de no dar nada por sentado: “sentía que debía cuestionarme todo lo que nos enseñaban (¡hasta lo de no mezclar óleo con agua!) y no tener miedo a romper las reglas.” Esta rebeldía es visible en las obras que le han dado fama, las Puddle Paintings, pinturas de franjas multicolores en cuya ejecución ha empleado utensilios insospechados: “desde jeringas hipodérmicas y regaderas, a clavos y abanicos… y una vez, cuando tenía mi estudio en un antiguo plató de cine, hasta alquilé un ventilador industrial… ¡vi con horror cómo las paredes de la habitación se tambaleaban!.” Formado en el Goldsmiths College, compartió aula con Damien Hirst, Gary Hume y Sarah Lucas, con quienes participó en la transgresora Freeze, la exposición fundacional de los Young British Artists (YBA). Se graduó en 1988 y a los 25 años fue el artista más joven en ser nominado al Premio Turner. El pintor nos abre las puertas de su estudio en el barrio londinense de Peckham para hablar de New Work, la nueva plataforma online de la galería Waddington Custot, donde presenta cuatro de sus últimas creaciones. [Vanessa García-Osuna. Foto: Jooney Woodward]

 IAN-DAVENPORT-1