Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » Jim Dine, un corazón solitario

“La primera persona que me dio una oportunidad fui yo mismo. Tuve una infancia disfuncional y a los 13 años ya estaba solo en la vida y tomé la decisión de seguir adelante. Quise vivir en vez de morir”, nos dice Jim Dine (Cincinnati, 1935), una de las figuras históricas del Pop Art, pese a su negativa a ser encuadrado en este movimiento: “Nunca me he considerado un artista pop porque el Pop tiene que ver con lo exterior y a mi me preocupa lo que hay dentro.”
La pandemia del coronavirus ha obligado a Dine a enclaustrarse en su casa junto a su esposa, la fotógrafa Diana Michener, pero el confinamiento no ha mermado sus ganas de trabajar. Estas semanas ultima la serie de cuadros que presentará el próximo otoño en la galería Templon de París: “A causa de esta estúpida plaga, desde el 1 de marzo vivo confinado debido a la cuarentena –explica en tono quejoso- Todos los días pinto, cocino y me lavo la ropa. Básicamente me cuido y trato de mantenerme con vida”. Conversamos con Dine, que a sus 85 años, sigue yendo al estudio con la misma ilusión con la que de niño se encerraba en el sótano de sus abuelos a inventar artilugios. [Imágenes: Cortesía Templon, París –Bruselas © Jim Dine]

JIM DINE PORTRAIT