Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » Joana Vasconcelos, el encanto cotidiano

Si una inopinada lesión de rodilla no lo hubiera impedido, el plan de Joana Vasconcelos (París, 1971) pasaba más por los tatamis de kárate que por las salas de arte. De las artes marciales le ha quedado una actitud disciplinada y valiente frente a la vida pues hay que ser audaz para exponer en los salones del Palacio de Versalles, una lámpara de araña hecha, no de rutilantes cristales de roca sino de tampones –que a punto estuvo de ser censurada por la responsable del espacio. Con esta pieza, una joven y desconocida Vasconcelos, que no tenía galería ni tarjetas de visita, había causado sensación en la Bienal de Venecia donde fue invitada por la comisaria española Rosa Martínez. Desde entonces se ha hecho un nombre articulando un discurso socio-político a través de imágenes chocantes y festivas. Soy tu espejo, la retrospectiva que ahora le dedica el Guggenheim de Bilbao, sintetiza las dos décadas de carrera de la creadora lusa a través de treinta obras realizadas entre 1997 y nuestros días.

 joana-vasconcelos