Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Archivo » John Martin: “Es el mejor momento para comprar”

Art Dubai se ha consolidado como piedra angular del boom del arte contemporáneo en Oriente Medio. Cerca de 65 galerías se reunirán por tercera vez en el lujoso resort de Madinat Jumeirah para tomar parte del prestigioso certamen dirigido por John Martin. Su director y fundador nos explicó cómo fueron los primeros pasos de este proyecto que ha ayudado a cimentar la fama de Dubai como uno de los mercados más pujantes del mundo.

¿Cómo se percibe desde Occidente el arte contemporáneo de Oriente Medio?
El interés por el arte de Oriente Próximo ha florecido en apenas un par de años. Hace poco asistí a una conferencia en la Tate sobre el tema, y había una lista de espera de 300 personas para comprar entradas lo que te da una idea de la fascinación que ejerce sobre el público. Sin embargo, detecto que todavía existe una percepción algo confusa sobre los artistas que forman parte del denominado ‘arte de Oriente Medio’ y la discusión se fundamenta más en generalidades que en los méritos individuales de cada uno.
Las casas de subastas apuestan por una pintura conservadora desdeñando a los artistas que usan las nuevas tecnologías cuyo trabajo posee a menudo un alto voltaje político.
Existe también gran confusión acerca del papel que debería jugar la diáspora: la árabe e iraní desempeña un rol crucial en la identidad cultural del moderno Oriente Medio, por lo que discriminar a los artistas en función de su lugar de residencia es absurdo.
Hablar de ‘arte de Oriente Medio’ es lo mismo que decir ‘arte de Occidente’. Es decir, nada. Ambos conceptos son geográficamente vagos, cultural y políticamente ambiguos, y eso ayuda a explicar por qué artistas árabes e iraníes (residentes en el extranjero) se sienten cada vez más frustrados pues tienen que enfrentarse a comisarios que justifican sus elecciones en base a clichés occidentales sobre el mundo árabe (fijémonos sólo en la cantidad de veces que sale a colación la palabra ‘velo’ en cada certamen). El resultado es que artistas excepcionales se ven injustamente homologados con los mediocres simplemente por compartir origen.

Usted dijo que ve a Dubai “como una plataforma para fomentar el comercio del arte”. ¿Qué papel juega realmente en el mercado internacional?
Dubai se ha posicionado como núcleo del comercio artístico en una región donde tienen sucursales las mejores salas de subastas y se abren galerías casi cada mes. Como capital financiera cuenta con una infraestructura y una red de comunicaciones excelente. Hay bastante cinismo sobre el mercado; estoy convencido de que es un factor esencial para impulsar la escena artística generando beneficios culturales y oportunidades, tal como sucede en Nueva York. Dubai es una ciudad puente entre Oriente y Occidente –basta con echar un vistazo al mapa: está sólo a seis horas de Londres y Beijing-.

¿Cómo ha afectado al mercado la proliferación de ferias en Dubai?
No creo que ejerza ningún efecto negativo, más bien al contrario. Cada feria atrae un público distinto y ayuda a ampliar la base de coleccionistas. Como somos los últimos en llegar tenemos que esforzarnos el doble; actualmente estamos destinando casi la mitad de nuestro tiempo y recursos a actividades no lucrativas.

¿Cómo ve a Dubai en el contexto internacional?
No existe un equilibrio entre el mercado y la producción artística. Aunque el mercado sigue creciendo a un ritmo increíble, el número de artistas que trabaja sigue siendo relativamente exiguo. El alto coste de la vida, las pocas facilidades para estudiar y la escasez de becas son algunas de las razones.
En ese sentido Dubai es muy diferente de otras capitales del arte como Berlín o Londres, donde los estudios de los artistas suelen concentrarse en una zona del centro de la ciudad. Los estudios de los artistas de Dubai, en cambio, están en Beirut, Teherán, Lahore o Bombay… Estoy seguro de que todo esto irá cambiando; de hecho ya puedes ver cómo las influencias e ideas van propagándose a través de una red de artistas y cuando estas ideas vayan depurándose y el ambiente sea más propicio, es probable que los críticos hablen de la ‘Escuela de Dubai’.

¿Como definiría la comunidad artística de Dubai? Hasta hace poco la mayoría de los artistas tenían que marcharse a Nueva York o Londres para lograr el éxito . ¿Existen escuelas de arte, becas o subvenciones para el arte hoy en día?
Lo primero que te llama la atención es lo joven y ambiciosa que es la gente del mundillo artístico. Hay jóvenes de los Emiratos abriendo galerías, espacios no comerciales, escribiendo, comisariando, etc… No veo ningún otro lugar donde su escena artística sea tan joven y dinámica. Dubai es una ciudad para aventureros, es muy competitiva; no es un sitio donde puedas esperar que el gobierno venga a darte las cosas hechas.
Dubai es el mejor lugar para poner en marcha un negocio y supongo que ese espíritu empresarial impregna su escena artística. Si tienes la actitud adecuada, ¡esta ciudad puede ser verdaderamente inspiradora!

¿Cómo definiría el perfil del coleccionista de Art Dubai?
Sería virtualmente imposible definirlo. Es un error pensar que los coleccionistas son todos de Dubai. Nuestros clientes provienen de todas las partes del mundo, desde Los Angeles a Osaka. Lo que nos diferencia es que intentamos atraer a los coleccionistas más audaces que deseen conocer artistas distintos de los que ya pueden encontrar en Basilea o Miami…
Gozamos de un enorme apoyo de los coleccionistas de India y de todo Oriente Medio, especialmente de los países del Golfo, Arabia Saudí, Líbano, Egipto y Jordania, pero también acuden muchos de Rusia y Grecia, aunque el año pasado el contingente más numeroso fue el de Reino Unido. ¿Compran estos clientes su propio arte?. Depende del coleccionista. La mayor parte suele empezar así, pero pronto descubren que eso supone una gran limitación: el hambre de nuevos descubrimientos no puede confinarse a un solo país.

Teniendo en cuenta la crítica situación económica, ¿cuáles son las previsiones sobre visitantes y ventas?
Art Dubai es un feria relativamente pequeña y goza de una posición global única. Si tienes dinero, éste es el mejor momento para comprar en los últimos veinte años. Estamos vendiendo 50 entradas cada día, y más de 40 museos y grupos de coleccionistas planean visitarnos. Tal vez Art Dubai sea la excepción en un año muy difícil. ¡Ojalá infundamos un rayo de optimismo en el mercado!

¿Colecciona? ¿Cuáles son sus preferencias personales?
Compro arte desde que tenía 18 años aunque nunca he pensado que las obras que he ido acumulando pudieran constituir una colección. Solía comprar al azar y cuando podía: antigüedades, arte moderno, obras de colegas de la facultad de bellas artes y una mezcla de arte contemporáneo inglés e irlandés. Ahora, gracias a la feria, los artistas que estoy conociendo han ampliado mis horizontes: algunos como Susan Hefuna, Moataz Nasr y Timo Nasseri se han incorporado a mi colección. ¿Y quién sabe? ¡Tal vez un día sea una verdadera colección!

Un comienzo muy prometedor
“Art Dubai comenzó como la Feria del Golfo en 2007. Mi socio Ben Floyd sugirió la idea en 2005 y durante una visita al Festival de Cine en diciembre, encontré el escenario perfecto en Madinat Jumeirah. Una vez elegido el emplazamiento empezamos a buscar galerías.
Inicialmente no estábamos seguros de que fuera a ser un evento exclusivamente enfocado al arte contemporáneo. Dado que el mercado del Golfo estaba en su estadio más embrionario, no teníamos ni idea de cómo podría recibirse una feria de arte contemporáneo, así que nuestra propuesta primera era mucho más ecléctica. Confiábamos en que el mercado nos señalase el camino a seguir. En una ciudad joven y dinámica como Dubai, el arte contemporáneo tiene un encaje natural. Como centro financiero –con una fiscalidad ínfima- situado a tiro de piedra de Delhi, Bombai, Teherán, Beirut, Dubai era un lugar ideal para celebrar una feria de calidad que acogiera a las nuevas galerías asiáticas que no encontraban acomodo en Occidente. Nuestra confianza creció al anunciarse los ambiciosos proyectos en el cercano Abu Dhabi, y con la primera de una serie de exitosas subastas celebradas por Christie’s desde 2007. En la primera edición la clave era ganar credibilidad con una apuesta por la calidad y el rigor intelectual. Además coincide con la 9ª Bienal de Sharjah, y con el más extenso programa de eventos de arte contemporáneo que hayan tenido lugar nunca en los Emiratos Árabes; tendremos más de 5.000 visitantes internacionales y 200 periodistas acreditados. La rapidez con la que la feria sigue creciendo no deja de sorprenderme ¡aunque me repito que esto es muy normal en Dubai!, dice John Martin.

Vanessa García-Osuna

John Martin