Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Kandinsky, la abstracción espiritual

Wassily Kandinsky nació en Moscú en 1866 en el seno de una familia multicultural y burguesa: su padre era un mercader de té de Siberia y su madre descendía de la aristocracia mongola. Antes de coger el pincel, fue profesor de derecho en la Universidad de Moscú. Su vida dio un giro en 1896, tras haber visto un cuadro de la serie Almiares de Monet. La manera en que aquellas formas terrenales se disolvían en un resplandor de color «superó mis sueños más locos», explicaría más tarde. Cuadros como Einige Spitzen (1925), que subasta Bonhams en Nueva York el 17 de noviembre estimado entre 1,3 y 2 millones de euros, ilustran sus ideas sobre la pintura no representativa. La estudiosa Rose-Carol Washton Long afirmaba que Kandinsky: “involucra al espectador en la propia creación de la obra, como si tomara parte de un ritual místico obligándonos a descifrar imágenes misteriosas.”

Bonhams