Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Noticias » La Bienal de Lyon y la vida moderna

La vie moderne es el lema de la XIII Bienal de Lyon, que se celebra del 10 de septiembre al 3 de enero, reuniendo a artistas de 28 países que exploran el carácter contradictorio de la cultura contemporánea en diversas regiones del mundo. Sus trabajos abordan las formas en que los legados de la era moderna siguen coloreando y modulando nuestras percepciones. Con agudeza e ingenio, sus creaciones invitan al público a reflexionar y re-imaginar nuestras relaciones con el presente. Ralph Rugoff, director artístico de la bienal, apunta: “Más del 60% de los artistas participantes han creado obras nuevas para la ocasión. Aunque una bienal es, por definición, una exposición de perfil internacional, creo que también debe tener un acento regional, debe reflejar los matices culturales y sociales que caracterizan el momento actual en la ciudad y la nación en la que se pone en escena. En consecuencia La vie moderne cuenta con una representación más nutrida de lo habitual de artistas franceses, que brindan una profunda diversidad de enfoques estéticos. Varios artistas también presentarán piezas que desbordan los marcos sociales y culturales de Lyon, entre ellos, Ahmet Öǧüt y Fabien Giraud & Raphaël Siboni, mientras que Jeremy Deller y Marinella Senatore, trabajando en equipo, exhibirán obras realizadas en colaboración con grupos de artistas residentes en Lyon.” Kader Attia mostrará una videoinstalación sobre el peso de la etno-psicología a raíz de la tragedia de Charlie Hebdo. La escultura figurativa de Andra Ursuta –Comercio Exterior Mundial Sentimental– inspirada en la fotografía de una gitana rumana esperando su deportación evoca las problemáticas de la política de inmigración. El video de Yuan Goang-Ming Paisaje Energía, realizado tras la catástrofe nuclear de Fukushima, plantea interrogantes sobre los modos de producción y consumo de energía. Una instalación de Julien Prévieux, por su parte, explorará los cambios de nuestra brújula moral ilustrando el tema con varios casos de trampas en los deportes. Monumento a la crisis griega de Andreas Lolis, una escultura de mármol trompe l’oeil que se asemeja a un improvisado hábitat hecho de cartón y poliestireno, es un testimonio de la precariedad de la economía global, mientras que una instalación de Otobong Nkanga aborda el tema de la experiencia colectiva en la vida contemporánea.

Manarch Pasta