Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » La España doliente de Solana

Una de las penetrantes pinturas negras de José Gutiérrez Solana (Madrid, 1886-1945), Máscara de las escobas, es el lote estrella de la subasta que Ansorena organiza los días 28 de febrero, 1 y 2 de marzo. Este lienzo, estimado en 100.000 euros, formó parte de la retrospectiva que el Museo Reina Sofía dedicó al artista en 2004 y también de la celebrada en el Carnegie Institute de Pittsburgh en 1936. Solana fue un gran conocedor de la España de su tiempo, coetáneo de la Generación del 98 cuya obra estuvo impregnada de un hondo dramatismo y una visión pesimista de la realidad. En sus cuadros plasmó una personal visión tanto de su generación como de la sociedad española. En las tertulias del Nuevo Café Levante coincidió con otros pintores y escritores como Ramón Mª del Valle Inclán, Ricardo Baroja, Julio Romero de Torres e Ignacio de Zuloaga; por supuesto también acude a la tertulia del Café Pombo, presidida por Ramón Gómez de la Serna, que inmortalizó en uno de sus cuadros más conocidos Mis amigos, hoy en la colección del Reina Sofía madrileño. Según Luis Pradillo, experto en arte contemporáneo de Ansorena “Solana pinta composiciones oscuras en las que crea misteriosas atmósferas cuya temática más habitual son los tipos populares, las crucifixiones, los comedores de pobres, las tabernas, las procesiones, las escenas de carnaval y los prostíbulos… Su paleta se mueve habitualmente en el negro, el rojo y el blanco ennegrecido. Todas estas características se observan en este cuadro.” El apartado de pintura antigua está encabezado por una pareja de bodegones de Jan van Kessel II:  Naturaleza muerta con vegetales y conejo y Naturaleza muerta con pescado y gatos. Hijo del pintor Jan van Kessel I (1626- 1679), con quien se formó, Jan van Kessel el Joven destacó por sus naturalezas muertas de animales, frutas y pescados, pintadas con gran habilidad, sin duda, herencia de su progenitor. En 1680 se estableció en Madrid donde alcanzó notable fama como retratista de corte. Los cobres que se licitan, estimados en 46.000 euros, que recrean frutos de la tierra y del mar, estaban anteriormente atribuidos al progenitor del artista, pero posteriormente se cambió la atribución a Jan van Kessel II y así lo incluyó Klaus Ertz en el catálogo razonado publicado en 2012.

Ansorena