Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Reportaje » La pasión asiática de Florence y Herbert Irving

Herbert Irving se impuso como hábito levantarse cada día a las cinco de la madrugada para disfrutar en la quietud del amanecer de sus obras de arte; él decía que era un momento para “entrar en comunión” con ellas. El apartamento de la Quinta Avenida que él y su esposa Florence transformaron en una espectacular galería de arte consagrada a las principales culturas asiáticas, aglutinaba centenares de piezas, desde antigüedades hasta obras contemporáneas. En la década de los 80 comenzaron a donar piezas al Metropolitan, un museo que podían ver desde la ventana de su vivienda. Durante los siguientes 30 años, fueron unos benefactores extraordinariamente generosos, donando más de 1.300 objetos y en torno a 100 millones de dólares a la pinacoteca. [Foto: Christie’s Images 2019]

Irving