Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Agenda » La percepción pura de Sol LeWitt – Fundación Botín, Santander. Hasta el 10 de enero de 2016.

SOL-LEWITT_op
“Los artistas conceptuales son más místicos que los racionalistas. Llegan a conclusiones que la lógica no permite alcanzar” sostenía el artista norteamericano Sol LeWitt, el mismo que acuñó en 1968 el término “arte conceptual” para designar el arte en el que la idea es más importante que la pieza. La Fundación Botín dedica al creador minimalista la muestra más ambiciosa realizada nunca en España sobre sus dibujos murales, una de sus señas de identidad -llegó a dibujar más de 1.000- acompañados por un folleto de instrucciones para que cualquiera pudiera fabricarlos. De la selección de diecisiete obras que componen la exposición santanderina, ejecutadas entre 1970 y 2015, dieciséis nunca han sido vistas con anterioridad en nuestro país y la mayoría llevan sin mostrarse desde su ejecución hace más de veinte años. Hijo de inmigrantes rusos, LeWitt nació en Hartford (Connecticut) en 1928. Descubrió su talento para el dibujo en la tienda de regalos de su tía, donde pasaba las horas garabateando sobre el papel de envolver. Estudió Arte en la Universidad de Siracusa y, tras luchar en la Guerra de Corea en 1951, se instaló en Nueva York, donde trabajó como ilustrador gráfico. Nunca se tomó vacaciones pues su mayor placer era trabajar. Lo hizo hasta el fin de sus días, aunque tras residir en Italia a principios de los ochenta, su estilo experimentó un cambio sorprendente. Adquirió mayor opulencia con el uso de formas más suaves y colores más brillantes. Pero, como le dijo una vez a la escultora Eva Hesse, “el arte no tiene que ajustarse a una sola idea o tendencia, puede ser todo lo que tú quieras que sea”.