Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Leonardo agita el mercado del dibujo

Cabeza de oso de Leonardo da Vinci (1452-1519) es uno de los ocho dibujos del genio florentino que se conservan en manos privadas al margen de los de la Colección Real Británica y las Colecciones Devonshire de Chatsworth. Este pequeño apunte de 7 x 7 cm fue realizado a punta de plata sobre un papel preparado de color rosa pálido-beige, una técnica que Leonardo aprendió de su maestro Andrea del Verrocchio. Su salida a pujas el 8 de julio en Christie’s valorado entre 9,3 y 14 millones de euros promete establecer un nuevo hito en el mercado del dibujo antiguo. Su historia se remonta a Sir Thomas Lawrence (1769-1830), el renombrado pintor británico cuya colección de dibujos de maestros antiguos está considerada como una de las más grandes y valiosas jamás reunidas. Tras la muerte de Lawrence en 1830, este papel pasó a manos de su marchante (y principal acreedor) Samuel Woodburn, quien lo subastó en Christie’s en 1860 por 2,50 libras. En la primera mitad del siglo XX, este estudio engrosó la colección de otro gran mecenas británico, el capitán Norman Robert Colville, que también poseía la Cabeza de musa de Rafael, vendida en Christie’s en 2009 por más de 22 millones de euros.
Desde su primera exposición pública en 1937, este dibujo se ha expuesto en museos de todo el mundo, incluida la gran muestra dedicada a Leonardo por la National Gallery de Londres en 2011, además de pinacotecas como el Hermitage de San Peterburgo o el Louvre Abu Dhabi. El medio empleado en él por Leonardo lo conecta con tres estudios similares a pequeña escala de animales, uno de dos gatos y un perro que hoy se conserva en el British Museum; la pareja de esta lámina con bocetos a doble cara de las patas de un perro, que se halla en la National Galleries de Escocia; y el apunte de un oso caminando de la Colección Lehman que hoy está en el Metropolitan de Nueva York. Todos estos dibujos pueden fecharse en la primera mitad de la década de 1480. La cara del oso recuerda la del armiño que aparece en el retrato de Cecilia Gallerani, conocido también como La dama del armiño, que se encuentra en el Museo de Cracovia. Ben Hall, director del departamento de pintura antigua de Christie’s Nueva York, ha declarado: «Estoy encantado de que esta obra maestra, una de las más importantes del Renacimiento que aún se encuentra en manos privadas, haya vuelto a ser confiada a Christie’s tras su primera venta en 1860. La obra ha sido propiedad de algunos de los coleccionistas más insignes de maestros antiguos a lo largo de muchos siglos, sin olvidar a su actual propietario, que la posee desde 2008.”