Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » Leonor Watling, entre Toulouse-Lautrec y Bernini

La primera vocación de Leonor Watling (Madrid, 1975) fue el ballet clásico, sin embargo, su sueño se truncó por una lesión de rodilla y decidió cambiar el tutú por la interpretación. Debutó en la gran pantalla en 1993 con Jardines colgantes de Pablo Llorca y más adelante Bigas Luna la reclamaría para conformar un triángulo amoroso con Jordi Mollá y Eduard Fernández en Son de mar.  Ese mismo año interpretó a una bailarina en estado de coma en la oscarizada Hable con ella, de Pedro Almodóvar, película que la dio a conocer en el ámbito internacional. Desde entonces, ha compaginado una sólida carrera cinematográfica con su dedicación a la música como vocalista y letrista del grupo Marlango. Coincidiendo con la presentación de su nuevo trabajo discográfico, Technicolor, la artista nos descubre otra de sus facetas, la de amante del arte. [Foto: Jesús Cornejo]

leonor-watling-1