Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » Matías Krahn, la mirada sincrética

“El arte es para los valientes” asegura Matías Krahn (Santiago de Chile, 1972), cuya mirada, telúrica y vitalista, empezó a formarse en la infancia cuando descubrió la magia que liberaban unos simples lápices de colores. Su madre, escritora que había sido asistente de Pablo Neruda, y su padre, reconocido ilustrador en diarios como La Vanguardia El País, convirtieron su casa en una especie de burbuja de arte, música y libros, algo que él define como un “legado sensible e invisible.” El hogar que construyeron en Sitges tras exiliarse de Chile, fue punto de encuentro de artistas e intelectuales latinoamericanos como Mario Vargas Llosa, José Donoso o Gabriel García Márquez, presencias habituales en su niñez. “He sido un maldito privilegiado” reconoce con una sonrisa. En su estudio en el barrio barcelonés de Poblenou, acompañado de su gata Popova, crea cuadros que aspiran a ser “hermosas puertas que nos lleven al misterio de la vida.” Este mes el pintor se reencuentra con el público con motivo de su individual en la galería Jorge Alcolea de Barcelona. [Vanessa García-Osuna. Foto: Alejandro Beltrán]