Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Melódico Ribera

Esta niña que canta mientras toca la pandereta es una de las pinturas más célebres de José de Ribera, y lidera la venta de Sotheby’s Londres dedicada el 3 de julio a los maestros antiguos con una estimación de 5,8 a 8,1 millones de euros. Pintada del natural, la traviesa modelo parece haber salido desde las bulliciosas calles de Nápoles y el resultado es una composición que transmite carácter y vitalidad. En este lienzo, El Españoleto realiza una convincente evocación del sonido demostrando su capacidad para captar una sonrisa -una de las expresiones más difíciles de recrear-. El resultado es una representación simpática en vez de un estereotipo idealizado o caricaturizado. Muchacha con pandereta tiene su correspondencia en El borracho, que en su día perteneció a la pinacoteca real española. Este cuadro, que es una alegoría del Sentido del Gusto, un hombre canta agarrado a una botella de vino. El estudioso Martín Soria fue el primero en apreciar una conexión entre ambos lienzos, relacionándolos con un conjunto, ahora incompleto, dedicado a los Cinco Sentidos que el artista creó para un mecenas español, probablemente Pedro Cosida de Zaragoza. Cuatro de los cinco cuadros han sido identificados desde entonces; un tercero, sin firmar pero de dimensiones similares, Muchacho con maceta de tulipanes (Nasjonalgaleriet, Oslo), que podría representar el Sentido del Olfato, ha sido asociado con el grupo, aunque existen dudas al respecto; y una cuarta composición, conocida sólo a través de copias, representa a una anciana con un huso que encarna el Sentido del Tacto; hasta el momento, el Sentido de la Vista no ha sido localizado. Poco después de pintar este ciclo, Ribera se trasladó a Nápoles donde se consagró como el pintor más renombrado de la ciudad. Allí disfrutó del patrocinio de sucesivos virreyes y funcionarios, que enviaron muchas de sus obras a España. Fechada en 1637 y firmada orgullosamente por el artista como ‘Ribera español’, Muchacha con pandereta resume la contribución del maestro valenciano a la imaginería musical fusionando alegoría, género y retrato.

Ribera