Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Agenda » Memoria en negro

La exposición Mirada, luz y equilibrio extracta la trayectoria del fotógrafo Ricard Duran (Sabadell, 1916 – Barcelona, 1986), todavía poco conocido pese a contar con un legado de notable calidad. La muestra, compuesta por 75 imágenes datadas entre 1952 y 1967, gira en torno a dos grandes ejes: una primera parte documental, con resonancias del neorrealismo italiano, centrada en la Barcelona de finales del franquismo; y otra segunda, en la que su trabajo tiene clara influencia de la Nueva Objetividad de la Alemania de entreguerras. Fotógrafo amateur y miembro de la Agrupació Fotogràfica de Catalunya (AFC), Duran es un ejemplo de la potencia visual y conceptual que puede llegar a tener la fotografía de aficionados. Estas imágenes evidencian, según el comisario Eduard Bertran, “una mirada sobria y lúcida. Siente curiosidad por todo lo que le rodea y juega tanto con el instante decisivo como con las pequeñas historias que hay detrás de sus fotografías. Es un fotógrafo único que no copia a nadie». El gusto exquisito por trabajar la luz, los encuadres, la composición y el equilibrio de los volúmenes evidencian el proceso de planificación que hace el autor para llevar a cabo las fotografías. En palabras de Bertran, «no aprieta el disparador hasta que todos los elementos se encuentran perfectamente alineados. No dejaba nada al azar». Con esta exposición la Fundació Vila Casas reivindica a un fotógrafo que ha quedado relegado en la historia de la fotografía catalana y española, y cuya comprensión puede ser esencial para las futuras generaciones de fotógrafos. Como señala su hijo, Ricard Duran i Pineda, «creo que mi padre es uno de los nombres destacados de la fotografía entre los años 50 y 70. Su obra, una mirada moderna y seguramente particular, ha permanecido hasta ahora, sin embargo, en un discreto segundo plano». Esta exposición aspira a sacarle de la penumbra.

RICARD DURAN