Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Un Modigliani erótico que puede hacer historia

El próximo 14 de mayo, Sotheby’s lanza un envite al mercado al ofrecer, por una estimación que ronda los 125 millones de euros, el icónico lienzo de 1917 Desnudo acostado (sobre lado izquierdo) de Amedeo Modigliani. Este óleo se distingue por ser el cuadro más grande de toda la obra del artista italiano -mide casi 147 cm de ancho- y el único de sus desnudos horizontales que abarca toda la figura dentro del lienzo. Fue adquirido por su actual propietario en una subasta de 2003 por 22,1 millones de euros. En 2015, otro desnudo reclinado de esa misma serie se adjudicó por más de 140 millones de euros, el segundo precio más alto jamás pagado en subasta por una obra de arte. Modigliani comenzó a pintar desnudos en 1908, pero no fue hasta que abandonó la escultura en 1914, cuando se embarcó en su gran serie. Su marchante Léopold Zborowski le asignó un estipendio de 15 francos al día, y pagó a las modelos cinco francos por posar en un apartamento justo encima del suyo en el 3 de la Rue Joseph Bara. En total, entre 1916 y 1919, pintó 22 desnudos reclinados y 13 sentados. Y desde el primer momento en que las obras fueron expuestas ese año, causaron conmoción. A petición de Zborowski, la marchante parisina Berthe Weill le organizó una exposición; se colgaron algunas directamente en el escaparate mientras que otras eran visibles desde la calle. Al abrirse al público, la multitud se agolpó frente a la ventana para contemplar pinturas sorprendentemente reales, y comenzó a formarse un atasco en el exterior. Frente a la galería había una comisaría de policía, a la que esta conmoción no pasó desapercibida. Un oficial cruzó la calle y pidió que se retiraran los lienzos ofensivos, considerándolos indecentes. Tras negarse a hacerlo, Weill fue llevada a declarar a la comisaría. A pesar del revuelo suscitado, la exposición se clausuró con resultados muy pobres: apenas se vendieron dos dibujos a 30 francos cada uno. Más de cien años después de su creación, el poder de este desnudo sigue siendo tan potente como cuando se pintó, en 1917.

Modigliani