Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Archivo » Nuevas voces en el arte

La escena artística contemporánea se ha enriquecido con las estimulantes aportaciones de África y Oriente Medio que han seducido al mercado occidental.

La primera década del nuevo milenio fue testigo de la eclosión artística de regiones como África y Oriente Medio a las que hasta entonces el mercado había prestado poca atención. “El fenómeno del arte africano contemporáneo surge en los años 90 cuando empiezan a incluirse en exposiciones europeas a creadores de ascendencia africana o cuya obra refleja sus raíces culturales” -explica Céline Moine de la consultora Artprice-. El nigeriano Yinka Shonibare, aunque nacido en Londres, fue uno de los descubrimientos personales de Charles Saatchi, que lo seleccionó para la célebre exposición Sensation que lanzó a los Young British Artists y también ha sido nominado al Premio Turner en 2004. El pintor zairense Chéri Samba, que vive y trabaja en Kinshasa, tiene obra en el Centro Pompidou y en el MoMA. La Fundación Cartier de París le dedicó una exposición en 2004 (J’aime Chéri Samba) y también participó en la Bienal de Venecia de 2007.”

Afshin Pirhashemi, Sin Titulo, 2013. Cortesía Ayyam Gallery

Las firmas contemporáneas africanas más cotizadas son las de Yinka Shonibare y Chéri Samba. De Sudáfrica los más solicitados son William Kentridge y Marlene Dumas. En fotografía despuntan Soly Cissé, Malick Sidibé y Seydou Keit; éste último se dio a conocer en los 90 en foros como Les Reencontres d’Arles, además de exponer en el Guggenheim neoyorkino en 1996. “Un fenómeno interesante es el de la etíope Julie Mehretu -dice Moine- Nacida en Addis Abeba en 1970, Mehretu creció en Michigan y vive en Nueva York. En mayo de 2013 su obra Retopistics: Una excavación renegada, alcanzó los 3 millones de euros en Christie’s Nueva York. Entre los más buscados también citaría a Chant Avedissian. Sotheby’s Qatar vendió por 950.000 euros, Iconos del Nilo una pieza museística formada por 120 retratos individuales.”

El influyente mecenas Charles Saatchi ha sucumbido también a la llamada de África y su galería acaba de inaugurar Pangaea, una exposición que reivindica el arte joven de África y Latinoamérica. “La escena artística de África es vibrante y refleja su inmensa diáspora, sus ritmos y desafíos –sostiene Philly Adams, directora de la Galería Saatchi- Lo que convierte al arte africano actual en algo único es su capacidad para superar fronteras geográficas y culturales reflejando la riqueza y complejidad de su cultura.” Para la directora de la Galería Saatchi los cinco artistas emergentes más inspiradores del continente negro son: “Aboudia, Ayan Farah, Boris Nzebo, Ibrahim Mahama y Nathalie Bikoro.” Bonhams fue pionera en subastas monográficas de arte sudafricano. “Todo surgió tras constatar la existencia de una pujante demanda de artistas sudafricanos –asevera Giles Peppiatt, director del departamento- El precio más alto alcanzado por un artista sudafricano son 3,5 millones de euros logrados por la pintora Irma Stern y su cuadro Sacerdote árabe. Desde 2011 celebramos subastas de arte moderno y contemporáneo de toda África.”

Objetivo: África
“Los grandes coleccionistas tienen a África en el objetivo”, declara Tasneem Salam, directora de la galería barcelonesa Tasneem Gallery- “Destacaría al artista Ablade Glover que en la última edición de Dubai Art Fair vendió el stand completo, y también a Godfried Donkor, un artista de la diáspora africana, cada vez mas popular. Sus precios oscilan entre los 650 y los 50.000 euros.”

“Cuando abrimos en 2011 Out of Africa, primero en Benasque y desde el año pasado en Sitges, nos dimos cuenta de que los artistas africanos tienen un sitio en la mesa de los grandes. ¡El arte africano contemporáneo se está convirtiendo en la nueva tendencia! –exclama la galerista Sorella Acosta- Han surgido mecenas como la Colección CAACArt de Jean Pigozzi o la de la joven empresaria Sindika Dokolo, de la República Democrática del Congo, que desea invertir la tendencia de exponer el arte africano en el extranjero y nunca en el propio continente. También destacaría la Fondation Zinzou de Bénin y la Coleccion Gervanne y Matthias Leridonson. El pasado octubre se celebró en Londres la primera feria de arte contemporáneo africano, llamada 1 :54 (refiriéndose a un continente y 54 países) en la que participaron 17 galerías con obras preciadas entre 1.200 y 350.000 euros. El mensaje era claro : África posee una diversidad artística que no se limita al arte tribal. ”

El auge de Oriente Medio
“La escena de Oriente Medio ha experimentado un notable auge en los últimos dos años -desvela Joy Asfar, directora de la galería Ayyam, con sedes en Londres y Dubai-. Uno de los motores principales es Art Dubai y además las instituciones occidentales demuestran interés creciente. La Tate Modern dedicó una exitosa exposición al libanés Saloua Raouda Choucair, y el Victoria and Albert acogió una muestra sobre la fotografía de Oriente Medio. Cada vez más museos internacionales cuentan con comités para el arte de Oriente Medio. Los creadores más cotizados de la región son el saudí Abdulnasser Gharem, cuya obra, Mensaje/Mensajero superó los 500.000 euros en Christie’s Dubai en 2011; Shirin Neshat cuyos trabajos se venden en Londres y Nueva York por más de 50.000 euros; el iraní Farhad Moshiri, que en 2008 firmó una puja de 650.000 euros o el joven Ahmed Alsoudani que ya ha firmado dos ventas por 220.000 euros”.

Los hermanos Shakouri, dirigen la galería mallorquina La Caja Blanca en la que exponen artistas de Oriente Medio pero también occidentales: “No somos partidarios de crear un espacio acotado al arte de una región concreta porque eso resultaría insípido y vacío –matiza Eva Shakouri- Nos interesan especialmente los artistas de la nueva generación, mejor formada, más leales a sus raíces, y que rehúyen del coqueteo con los prejuicios orientalistas de Occidente, como Yara El-Sherbini, Newsha Tavakolian, Amitis Motavalli y Murad Khan Mumtaz, entre otros. Sus precios van de 100 a 12.000 euros.”

“Coleccionistas e instituciones occidentales aprecian el arte que se hace en Oriente Medio –constata la galerista Sabrina Amrani- Los más valorados son Ahmed Mater (Arabia Saudí), Youssef Nabil (Egipto), Moataz Nasser (Egipto), Halim Al Karim (Irak), Zoulikha Bouabdellah (Argelia), entre otros. Estos artistas son representados por galerías internacionales y sus trabajos se presentan en ferias como Art Basel, Art Dubai, Art Brussels, Art Basel Hong Kong, Art Stage Singapore, The Armory Show, Frieze London, Frieze New York y FIAC.”

Dubai es el epicentro del boom del arte contemporáneo de Oriente Medio. La última subasta celebrada por Christie’s en la capital árabe recaudó 7,6 millones de euros. El lote estelar fue La construcción del Canal de Suez del egipcio Abdul Hadi El-Gazzar vendido por 750.000 euros y Pintura Negra, del iraní Ali Banisadr rematada en 250.000 euros. Según Michael Jeha, director general de Christie’s Oriente Medio: “Christie’s domina el mercado del arte moderno y contemporáneo de Oriente Medio. Nuestras ventas suponen el 74% del mercado de las subastas. La fortaleza y madurez del mercado de Dubai confirma que la ciudad se ha hecho un hueco en el calendario internacional.”

V G-O