Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Exposición » Olga, la musa clásica de Picasso

“Yo soy Olga Khokhlova, la sobrina del zar”. Estas fueron las palabras que pronunció la bailarina ucraniana cuando, en 1917, en los camerinos de un teatro romano, Jean Cocteau le presentó a Pablo Picasso durante una de las representaciones de los Ballets Rusos de Serguéi Diáguilev. La exposición que presenta CaixaForum Madrid explora en profundidad el “periodo Olga” en la producción picassiana con 335 obras, entre pinturas, dibujos, obra gráfica, esculturas, fotografías, películas, documentación y objetos. Hija de un coronel de la armada imperial rusa, Olga Khokhlova (Nezhin, Ucrania, 1891 – Cannes, Francia, 1955) se incorporó en 1911 a la prestigiosa compañía de danza dirigida por Diáguilev con la que Picasso empezó a colaborar realizando los decorados y el vestuario del ballet Parade. El malagueño sintió un flechazo por la bailarina de bellos rasgos eslavos. Él tenía 36 años y ella 27. Olga se convirtió en la figura femenina más representada por el pintor desde finales de los años 1910, ocupando un lugar preeminente sobre todo a principios de la década de los años veinte. [Olga pensativa, 1923 ©RMN-Grand Palais / Mathieu Rabeau ©Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid, 2019]

PICASSO