Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » Detener el instante

La Europa del siglo XVII fue testigo de una potente eclosión del interés por el mundo natural. Las enciclopedias botánicas de la época recogen los descubrimientos realizados en esta «Edad de Oro» del comercio mundial. Los pintores de bodegones incorporaron conchas, insectos, frutas exóticas y flores traídas de tierras lejanas junto con el cristal veneciano y la porcelana china. Sus cuadros rendían tributo a los rincones del mundo recién descubiertos. Estas pinturas, además, hablaban de temas universales como la fragilidad de la vida y el amor o la fugacidad de la belleza. La historia y rico simbolismo de los bodegones clásicos animó a Paulette Tavormina (Rockville Centre, Nueva York, 1949) a reinterpretarlos en clave actual pero no con pinceles, sino a través del objetivo de una cámara. «Cuando contemplo estas naturalezas muertas en museos como el Metropolitan de Nueva York o el Rijksmuseum de Ámsterdam, me impacta su fuerza emocional, su capacidad de trascender el tiempo y el lugar. Me imagino a Coorte, Zurbarán, Garzoni y sus contemporáneos mientras hacían acopio de tesoros mundanos y objetos cotidianos para hablar de la riqueza, la pasión y el inevitable paso del tiempo. La esencia de estos cuadros sigue viva en mi cuando me pongo a buscar flores, mariposas y antigüedades para crear las viñetas románticas que son mis fotografías». Becada por la Fundación Pollock-Krasner en 2016, las fotografías de Tavormina han sido reunidas en una monografía (Seizing Beauty) publicada por The Monacelli Press y presentadas en una exposición homónima en la galería Colnaghi. Además, ha recibido encargos de prestigiosos medios como The New York Times y National Geographic Magazine. Antes de consagrarse en exclusiva a la fotografía artística, Tavormina trabajó en Sotheby’s y también en Hollywood como atrezzista, dejando su sello en películas como Nixon o La tormenta perfecta. [Blackberries and Butterfly, After A.C., 2015 © Paulette Tavormina. Cortesía Colnaghi y Robert Klein Gallery]. Vanessa García – Osuna

Paulette Tavormina