Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Picasso y sus maestros

Retrato de muchacha, después de Cranach el Joven es el linograbado a color más deseado de Picasso. La casa Lempertz de Colonia ofrece una de sus codiciadas ediciones el 29 de noviembre con un precio de salida de 350.000 a 450.000 euros. En los años 50, el malagueño comenzó a estudiar esta novedosa técnica que usa una hoja de linóleo como matriz. Aunque estos grabados ocuparon finalmente una parte relativamente pequeña de su producción, los creados entre 1958 y 1963 en colaboración con el impresor Hidalgo Arnéra se hallan entre sus estampas más elogiadas y técnicamente exigentes. El artista se inspiró a menudo en antiguos maestros como Cranach, Velázquez y Delacroix. Para el motivo de esta obra se basó en el Retrato femenino que Lucas Cranach el Joven pintó en 1564. Picasso conoció esta obra a través de una postal que le envió su marchante, Daniel-Henry Kahnweiler. Fascinado por la sombra expresiva que hay detrás de la modelo, el genio español interpretó este tema en clave cubista alumbrando una obra maestra de las artes gráficas.

Picasso