Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Entrevista » El jardín secreto de Pilar Pequeño

El nombre de Pilar Pequeño (Madrid, 1944), evoca al instante el carácter de una artista que trata de aprehender la fragilidad de lo existente en el entorno natural cercano. El objetivo de su cámara  esconde una mirada clara e inteligente, limpia de asperezas, que se ha venido alimentando día tras día de contemplar sin descanso la vida. En 1965 entra a formar parte de la Real Sociedad Fotográfica mientras va conformando los temas sencillos que le serán propios. Imágenes de naturaleza construidas en su estudio a partir de elementos  aislados, escogidos de su hábitat doméstico (el jardín) y del paisaje tantas veces caminado. Pilar Pequeño parece pintar y dibujar con la fotografía, plasmando las efímeras texturas de frutos, ramas, hojarascas, flores… a menudo contenidos en vasijas transparentes, sumergidos en agua o flotando en la superficie como acunados por el fluido que los sustenta. Las primeras obras expuestas, iniciadas con Paisajes, en 1982, serán la base de sucesivas series: Invernadero, Hojas, Plantas, Vasos, Bodegones… Un solo vocablo basta para englobar cada delicado tabernáculo de breves realidades naturales perfectamente eslabonadas, un microcosmos de formas caprichosas ensalzadas por la luz, a través de la cual Pequeño nos habla quedo de una belleza sin florituras. Amalia García Rubi. Foto: Erea Azurmendi

pilar-pequeno-1