Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » El primer contable moderno

Autor del libro de matemáticas más importante del Renacimiento, Luca Pacioli fue profesor, viajero, erudito y, lo que es más importante, amigo y colaborador de las luminarias de su época. Nacido en la localidad de Sansepolcro, en la Toscana, hacia 1445, para cuando alcanzó la mayoría de edad ya se había introducido en las altas esferas intelectuales florentinas. Fue criado por una familia de comerciantes locales, donde aprendió aritmética comercial básica. En su ciudad natal también vivía el gran pintor y matemático Piero della Francesca que fue mentor de Pacioli, a quién inmortalizó en dos cuadros; como contrapartida Pacioli se atribuyó en su Summa de Arithmetica aportaciones de Piero sobre la perspectiva y otros temas, un feo detalle que Vasari le censuró en su obra Vidas de grandes artistas. Durante su juventud Pacioli viajó a Venecia para enseñar a los hijos de un comerciante local el uso del ábaco: las matemáticas cotidianas que utilizaban los hombres de negocios y comerciantes de la ciudad. Su siguiente parada fue Roma, donde se hizo amigo y confidente del gran polímata humanista Leon Battista Alberti. Alberti era entonces secretario papal y conectó a Pacioli con la jerarquía católica. El joven tutor de matemáticas comenzó a estudiar teología, llegando a tomar los hábitos como franciscano. En la década de 1490, Pacioli regresó a su ciudad natal. Pasó su tiempo terminando su esperadísimo libro: un tratado que contenía toda la matemática que había que saber. Su método didáctico se había perfeccionado durante décadas de enseñanza a niños pequeños, de observación directa de las prácticas mercantiles y gracias a su intimidad con algunas de las mentes más brillantes de su época. El resultado fue la Summa, realizada bajo el patrocinio de Guidobaldo da Montefeltro, duque de Urbino, a quien está dedicada. Su publicación en 1494 le valió a Pacioli la fama y también la atención de otro gigante del Renacimiento italiano: Leonardo da Vinci. Dos años después de su publicación, Pacioli fue invitado a la corte de Ludovico Sforza en Milán, donde Leonardo trabajaba como ingeniero. Los dos hombres se hicieron amigos, viviendo juntos y trabajando para desentrañar los secretos de la perspectiva lineal y la geometría divina. Leonardo había estado estudiando las técnicas de la Summa de Pacioli, y, de hecho, en la lista de cosas por hacer que reflejó en el Codex Atlanticus, escribió: “Aprender la multiplicación de raíces del Maestro Luca”.
La Summa de Arithmetica, descrito como “el libro más influyente de la historia del capitalismo”, contiene la primera descripción impresa del sistema de la contabilidad por partida doble y marca el nacimiento del negocio moderno. Para el matemático Pacioli, un libro de cuentas bien cuidado mantiene y preserva la salud de una hacienda. Escribe que hay tres claves para tener un negocio exitoso: Efectivo o crédito; un buen contable; un buen control interno [“il bello ordine”]. Este excepcional volumen sale a pujas en Christie’s Nueva York el 12 de junio con una estimación de 1,4 millones de euros.  [Retrato del matemático Luca Pacioli y joven desconocido, atribuido a Jacopo de’ Barbari. Museo di Capodimonte, Nápoles]

Pacioli