Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Agenda » Prohibidos, ocultos y desvelados

El ajedrez llegó a la península ibérica hace 1.200 años de la mano de los musulmanes y desde el principio fue practicado con entusiasmo siguiendo las normas árabes, que fueron descritas, entre otros, por un rey castellano: Alfonso X el Sabio. Este divertimento milenario ha inspirado a la artista Elena Alonso (Madrid, 1981) la obra S13, R19, Z26, que reinterpreta el ajedrez tradicional árabe, a través de un trabajo de tornería. Este grupo escultórico es una de las obras argumentan la exposición crear/sin/prisa, que acoge hasta el 9 de junio el centro Tabacalera de Madrid, que es fruto de una iniciativa de Cervezas Alhambra que apuesta por trasladar al arte contemporáneo técnicas artesanales al tiempo que reivindica valores como la dedicación, el esmero, el amor por la materia prima y el respeto por los saberes tradicionales. El ajedrez fue transformándose según los cambios culturales, modificando sus movimientos y sus reglas a la vez que el aspecto y denominación de las piezas. Las piezas ideadas por Elena Alonso, que en su realización contó con la colaboración de un tornero y del escultor Xflash, plasman las restricciones y licencias en el uso de la geometría y la figuración como ornamento, muy presente en el patrimonio cultural granadino. La artista madrileña llevó a cabo una planificación meticulosa de cada detalle (la elección de maderas de olivo, ébano, boj; la elaboración de las planchas de escayola y los pigmentos…) en su camino para rendir un tributo al ajedrez árabe. Otro de los artistas incluidos en la exposición crear/sin/prisa es Guillermo Mora (Madrid, 1980) cuya propuesta, titulada La historia detrás, toma como punto de partida un documento histórico: los curiosos dibujos nazaríes encontrados en 2011 y 2015 durante las obras de restauración del mirador de Lindaraja y de la cúpula del templete del Patio de los Leones del Palacio de la Alhambra, escondidos en la parte posterior de los zafates y desconocidos e invisibles hasta esa fecha. Los dibujos nazaríes que han permanecido durante siglos invisibles, estaban perfectamente conservados y presentaban motivos vegetales, trazados ornamentales y lo más sorprendente, animales y seres humanos, ambos normalmente proscritos de representación en el arte islámico. Las piezas de madera que contienen estos dibujos funcionan igual que una moneda: la visión de una cara imposibilita la visión de la otra, pero ¿qué sucedería si su plano intermedio se transparentase?. Este gesto permitiría convivir con dibujos oficiales y prohibidos bajo un mismo soporte. La pintura en seda es la base de La historia detrás. “Una de las cosas más importantes que he aprendido de la pintura en seda –explicaba el artista- ha sido el rigor con el que hay que trabajar el material, así como los tiempos que la técnica demanda, y la espontaneidad que ofrece una vez que dominas y entiendes sus procesos”.

Guillermo Mora

[Obra de Guillermo Mora. Exposición crear /sin /prisa, Tabacalera, 2019 © Ministerio de Cultura y Deporte. Fotografía: Galerna]