Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Récord para un mueble español

Una cómoda creada para el despacho del rey Carlos III se ha convertido en la pieza de mobiliario español más cara jamás vendida en subasta. Christie’s la licitó el pasado 29 de octubre en el contexto de la Exceptional Sale que celebró en Nueva York. Hasta 4 pujadores (uno en la sala y tres al teléfono) pugnaron por hacerse con este mueble de pedigrí regio que partía de 90.000 euros y alcanzó los 400.500 euros. Esta cómoda, con su exótica combinación de paneles de ébano tallado que imitan el lacado chino y opulentas incrustaciones de latón, se atribuye al ebanista José Canops, activo en los talleres reales de Madrid desde 1759, bajo la dirección del diseñador napolitano Matteo Gasparini.
Sus elegantes proporciones y sofisticadas decoraciones demuestran el estilo de la corte española impulsado por Carlos III para el nuevo Palacio Real capitalino. La que licitaba Christie’s era casi con toda seguridad una de las cuatro cómodas que se fabricaron para los célebres y exóticos Gabinetes de Maderas Finas de Indias y estaba destinada al despacho privado del rey. Cuando Carlos III, hijo del rey Felipe V e Isabel de Farnesio, accedió al trono español en 1759, estaba decidido a erigir un palacio real representativo del poderío español. El rey trajo a España a numerosos artistas de renombre, como Giovanni Battista Tiepolo, Anton Raphael Mengs y Matteo Gasparini; éste último, que posiblemente viajó desde Italia en el séquito del soberano, asumió rápidamente el rango de pintor de cámara y se encargó de la dirección artística de algunas de las salas más prestigiosas del Palacio Real. Gasparini coordinó y supervisó la creación de las estancias palaciegas tras ser nombrado director de los Talleres Reales que se distribuían en tres secciones: Bordadores, Bronces y Ebanistería. Entre los artesanos se encontraba el talentoso José Canops que colaboró con Gasparini en la opulenta decoración del Cuarto del Rey, para el que realizó un conjunto de asientos en marquetería montados en bronce dorado. Aquellos muebles de Canops emularon los prototipos franceses, admirados en toda Europa durante el siglo XVIII.

Christie's