Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia, personalizar y analizar tu navegación, mostrar publicidad y anuncios basados en tus intereses
Si sigues navegando, consideramos que
Para obtener más información entra en la sección de Política de cookies

Inicio » Mercado » Reliquias de la Ciudad Prohibida

Los cuencos falangcai del reinado Kangxi se encuentran entre las porcelanas más deslumbrantes de la dinastía Qing. A diferencia de la mayoría de objetos de esa época, fueron producidos individualmente, bajo el escrutinio minucioso del emperador, y cada pieza es única. El emperador Kangxi era un gobernante sagaz y erudito que, si bien promovió la cultura clásica china, acogió abiertamente el progreso moderno, incluso si venía de fuera. Aunque las artes no eran su máxima prioridad, se convirtió en un entusiasta mecenas motivado por su interés en las nuevas tecnologías. Durante su reinado, los talleres de la Ciudad Prohibida se asemejaban a sofisticados laboratorios experimentales donde artistas, artesanos y técnicos de la corte hacían descubrimientos científicos e ideaban novedosos métodos de fabricación y materiales. El cuenco de porcelana que licita Sotheby’s el 3 de abril en Hong Kong, cuyo fondo rubí está decorado con peonias, símbolo de la buena fortuna, está tasado entre 1,1 y 1,6 millones de euros.

Sothebys